Yago Lamela, el mayor talento en el foso




El saltador de longitud asturiano, aún plusmarquista español con 8,56 metros, cuatro veces medallista mundial y 13º mejor de la historia, apareció muerto este jueves a los 36 años 

Yago Lamela se marchó demasiado pronto. A los 36 años fue hallado muerto este jueves a media tarde, según informó La Nueva España. Se fue así uno de los mayores talentos de la historia del atletismo español, dos veces subcampeón mundial en pista cubierta y dos veces medallista al aire libre. En cualquier caso, y aunque amplio, su palmarés siempre pareció inferior a su talento, el del mejor saltador de longitud de la historia de España y el 13º mejor de la historia gracias a un fabuloso brinco de 8.56m que repitió dos veces en su mágico 1999. La primera fue en Maebashi (Japón), en el mundial en pista cubierta de aquel año, uno de los momentos más inolvidables del imaginario atlético español. Aquel 7 de marzo el avilesino fue protagonista de uno de los concursos de longitud más recordados, solo superado quizá por el Carl Lewis frente a Mike Powell de los mundiales de Tokio 1991. Frente a todo un campeón, el cubano Iván Pedroso, sin duda el mejor saltador del cambio de siglo, Lamela dominó el concurso hasta el final batiendo el récord de Europa -que duraría una década- en el sexto intento de una actuación en progresión, siempre por encima de los ocho metros. Solo el temperamento de Pedroso le apartó del oro mundial.

Yago Lamela durante un concurso de longitud. Foto de Andy Lyons

Yago Lamela durante un concurso de longitud. Foto de Andy Lyons

Sin embargo, lo de Japón solo era el gran salto hacia la élite mundial de un asturiano de entonces solo 21 años y el comienzo de una temporada fantástica. Sus actuaciones en esos meses de verano aún aparecen en la lista de mejores saltos de todos los tiempos. Voló hasta los 8,44m en Bad Langenralza (Alemania) el 15 de junio, los 8,49m cuatro días después en Guadalajara y, de nuevo, los 8,56m, esta vez al aire libre, en Turín, el 24 de junio. En agosto saltó 8,36m en Goteborg pocas semanas antes de su esperada actuación en el mundial de Sevilla 1999. En una calurosísima tarde en La Cartuja, Lamela volvía a tener que hincar la rodilla ante Pedroso. Con un salto de 8,40m, el avilesino confirmaba su subcampeonato mundial del invierno ante un público entregado por la victoria al mismo tiempo de Abel Antón en la prueba de maratón. De camino en ese año feliz se llevó también el oro europeo sub23.

Con esos números y edad, todo parecía dorado hasta que se torció el final de la temporada. Ya en septiembre, en Bruselas, Lamela se torció la rodilla izquierda en el calentamiento comenzando su camino por el calvario de las lesiones, que tanto complican a los saltadores. El olímpico 2000 pasó a su historia de los horrores cuando en Sidney ni siquiera puso acercarse a los ocho metros en la calificación. Desperdiciada su primera gran oportunidad en unos Juegos, Lamela continuó entre enfermerías, dolores y esfuerzos en vano por luchar contra su salud. 2001, el año en el que defender su supremacía con dos mundiales en Lisboa y Edmonton, también pasó en blanco. El asturiano volvió al podio después de tres años en Viena, sede del Europeo en pista cubierta de 2002. Lejos de su mejor momento, un compatriota lo derrotó. El sevillano Raúl Fernández, de mucha menor entidad que Lamela, lo venció por tres centímetros en un concurso discreto, ganado con 8,22m. Todo podía mejorar en Munich, sede del Europeo importante de ese año, el del verano. Yago se sumó a la fiesta española de las 15 medallas, aunque su tercer puesto rozando a un centímetro los ocho metros supo más a derrota.

Cuando parecía que las lesiones rebajaban las expectativas de su carrera, Lamela volvió por sus fueron en 2003. No era el impresionante saltador de cuatro años antes, pero regresó a los podios universales. En Birmingham consiguió en marzo su segunda plata mundial en pista cubierta con un salto de 8,28m que auguraba una buena temporada al aire libre. Con el verano renació el gran saltador. En Castellón voló hasta los 8,36 y los 8,53m con una diferencia de seis días. Era agosto y el mundial de París estaba a la vuelta de la esquina. Se mascaba la oportunidad del oro soñado, pero aquella tarde en Saint Dennis nada salió como Lamela planeaba. Su medalla de bronce, además de ser la última de su carrera, algo que él no imaginaba por entonces, fue quizá la más dolorosa. Incapaz de volar más de los 8,22m, el estadounidense Dwight Phillips y el jamaicano James Beckford lo superaron sin grandes aspavientos.

Era el principio del fin. Como en 1999 a un año de alegrías le siguió otro de problemas. Y el olímpico 2004 tampoco iba a ver a Lamela cerca de las medallas. En marzo, en Budapest, ni siquiera pudo acceder a la final. Daba igual, solo importaba Atenas, pero los impedimentos físicos seguían ahí. Renuncias a competiciones, infiltraciones, indecisiones. Todo para estar listo el 26 de agosto. La realidad, sin embargo, se mostraba tozuda. Lamela no estaba y lo demostró desde la calificación. Al menos esta vez sí logró acceder a su única final olímpica para ver allí, como ya sucedió en Viena 2002, que otro español le superaba a él, varios escalones por encima del resto en la historia española de la longitud. Mientras Joan Lino Martínez sorprendía a todos con un bronce, el de Avilés ni siquiera pasaba a la mejora con 7.98m. Después llegaron más lesiones, esta vez en el talón de Aquiles, operaciones en Finlandia, el cambio del entrenador de toda la vida, Rafa Blanquer, y muchos intentos vanos de volver a la élite, de ser lo que de él se esperaba. Lo cierto es que eso nunca ocurrió. El atletismo quedó aparcado, Pekín olvidado y Lamela buscó ser piloto de helicoptero. Luego llegaron las frustraciones y las depresiones. Ninguna buena noticia de Lamela en mucho tiempo hasta hoy, cuando uno de los atletas más capacitados de los últimos años saltó al infinito.

@Ismael_Prz


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] reported by Ismael in the comments, Spanish long jumper Yago Lamela has been found dead at the age of 36 (link in Spanish). He was the world silver medallist in 1999, also picking up [...]

    Deja un Comentario