Rusia salva con autoridad su primer ‘match ball’




Sheidaev vio premiado su gran partido con dos goles. Foto: zimbio.com

Sheidaev vio premiado su gran partido con dos goles. Foto: zimbio.com

Cómoda victoria rusa cimentada en un sólido funcionamiento colectivo

Golovin y Sheidaev dinamitaron la frágil estructura defensiva venezolana

Hubo que esperar al tercer partido, pero finalmente Rusia justificó su vitola de favorita derivada de su condición de campeona de Europa de la categoría. Tras las derrotas en los dos primeros duelos, estaba obligada a ganar para avanzar a los octavos de final y lo hizo a través de un encuentro vistoso y solvente pese a los nervios iniciales. La tensión se hizo patente en los primeros minutos. Ataques a trompicones, con más verticalidad que orden y mayor protagonismo de lo individual frente a las escasas acciones colectivas. Venezuela entró más intenso al terreno de juego, pero su ímpetu se vio frenado paulatinamente por el orden de un conjunto ruso que creció a partir de la jerarquía de su trío de centrocampistas. Un dominio que se vio certificado en cuanto el reloj superó el cuarto de hora. Barinov avanzó por el costado izquierdo, recortó hacia dentro y envió el cuero al segundo palo para que Aleksandr Makarov cabecease a placer al fondo de la red para inaugurar el casillero de goles de su país.

El gol aplacó el nerviosismo de los ex soviéticos y permitió que mostrasen pinceladas de su fortaleza colectiva. Al volumen de juego de sus mediocentros se unió el atrevimiento y la profundidad aportada desde el costado diestro por Sergey y Aleksandr Makarov, que generaron superioridades constantes y abrieron una vía de agua en la zaga venezolana. Las líneas de presión venezolanas se resquebrajaban ante la voluntad ofensiva de un combinado ruso que era superior por técnica y táctica. En ese contexto llegó el carrusel de ocasiones que un inspirado Velásquez abortó demostrando su plasticidad y temperamento para espolear a una zaga desbordada ante la clarividencia y la determinación de su adversario. El chaparrón cesó y poco a poco la contienda se niveló merced a un mayor porcentaje de posesión para la escuadra dirigida por Dudamel.

Rusia cambió de estratagema. Harta de desperdiciar munición, decidió cavar una trinchera para refugiarse y aumentar su botín guerrero por medio de contraofensivas orquestadas por su inteligente artillería. Los jóvenes ‘vinotinto’ no tardaron en morder el anzuelo. Cuando pisaban campo contrario con mayor asiduidad recibieron un nuevo impacto. Sheidaev, inteligente lejos de la portería rival y letal dentro de la zona de castiga, hilvanó una buena jugada con la complicidad de Golovin que el ariete se encargó de finalizar con un disparo cruzado que frenó la reacción venezolana. El gol fue un duro mazazo para los pupilos de Dudamel, que anhelaba el descanso para aclarar ideas y tomar aire en aras de seguir ofreciendo batalla.

Justo antes de que llegase esa tregua, Rusia finiquitó la guerra. Golovin, tras desaprovechar dos ocasiones para subir el tercer tanto al marcador, encontró su recompensa goleadora cuando ejecutó de forma magistral un libre directo al borde del área. Aunque el cronómetro señalase que aún había esperanza, esa acción marcó la capitulación venezolana. El segundo tiempo fue un mero trámite del que apenas se extrajo la incapacidad para aceptar la derrota de los imberbes sudamericanos, traducida en entradas poco ortodoxas que ponían en juego la integridad física del adversario. Con todo resuelto, Rusia aprovechó para engrosar su casillero goleador con el doblete del activo Sheidaev aprovechando la pasividad de la zaga rival.

Venezuela: Velásquez; Tineo, F. Díaz, Marrufo; Maceira (Expulsado, doble amarilla), A. Benítez (J. Márquez, Zalzman, Lamantia, J. Hernández (L. Rodríguez); A. Herrera, Caraballo (Cantele)

Rusia: Mitryushkin; S. Makarov, Yakuba, Khodzhaniyazov, Chernov; Golovin (Buranov), Guliev, Barinov (Nurisov); A. Makarov, Sheidaev, Zuev (Zhemaletdinov)

Goles: 0-1 A. Makarov (min.16), 0-2 Sheidaev (min.39), 0-3 Golovin (min.45+2), 0-4 Sheidaev (min.85)

@Ivolemon25


Deja un Comentario