Resumen 3ª Jornada Grupo D. España y Croacia se quedan solos.




Llegábamos a esta tercera jornada con tres equipos que lo habían ganado todo y otros tres que aún no conocían la victoria, e irremediablemente esa inercia tenía que romperse hoy. Los dos máximos favoritos del grupo, España y Croacia, lideran ya la clasificación en solitario después de su pleno de victorias.

La afición húngara en la Caja Mágica

La afición húngara en la Caja Mágica

El partido más destacado del grupo fue el último de la jornada, el que enfrentó a las hasta hoy imbatidas Croacia y Hungría, y a decir verdad, esperábamos más. Croacia se impuso de manera clara (30-21) a la selección húngara, que no inquietó a los croatas en ningún momento. Desde el inicio, la selección que entrena Slavko Goluza puso sus credenciales sobre la pista de la Caja Mágica, y ahogó sin miramientos a una inoperante selección húngara.

Una defensa escandalosamente intensa, y una mayoría de ataques culminados en pocos pases permitieron a Croacia ir por delante desde el inicio. Hungría se vio superada en todo momento, y las imprecisiones fueron una constante en su juego ofensivo. Pérdidas de balón húngaras y contraataques supersónicos croatas: la historia se repetía una y otra vez. Marko Kopljar se impuso en el duelo de estrellas a Lazlo Nagy (marcado magistralmente por la defensa croata) y por ahí empezó Croacia a desmantelar a Hungría.

En el otro encuentro a priori ajustado de esta jornada se cumplieron los pronósticos milimétricamente; tan igualado fue que el partido terminó en empate. Las dos selecciones norteafricanas, Egipto y Argelia, firmaron tablas (24-24); un resultado que no contenta a ninguno de los dos conjuntos. Ambos eran conscientes antes de comenzar que una victoria hoy les daría el billete casi con total seguridad a los octavos de final. Ahora, la cuarta plaza del grupo, la última que da derecho a jugar la siguiente ronda, se definirá entre Egipto y Argelia por golaveraje, toda una lotería, ya que se presupone que ambas selecciones derrotarán a la débil Australia.

Precisamente Australia fue la víctima de España, en lo que hasta hoy es el resultado más abultado del mundial. España apabulló a los australianos (51-11) en un partido con poco que contar, excepto que uno de los contendientes (España) es uno de los candidatos al título, y el otro (Australia), es un equipo semiprofesional (siendo benévolos).

Croacia y España lideran el grupo D con tres victorias cada una, mientras que Hungría queda tercera con dos victorias y una derrota. Argelia y Egipto comparten la cuarta plaza con el único bagaje en su casillero que el empate logrado hoy. Australia cierra el grupo sin ninguna victoria, y lo que es peor, sin miras de inquietar siquiera a ninguno de sus rivales.


Deja un Comentario