España inicia la defensa de su título con una goleada de tintes ‘blancos’




Morata continúa con sus excelentes estadísticas goleadoras a las órdenes de Lopetegui

Morata fue uno de los más destacados del encuentro con sus cuatro goles

Morata fue uno de los más destacados del encuentro con sus cuatro goles

Todos los tantos llevaron la firma de jugadores madridistas

Diferentes nombres,  mismo dominio. La nueva generación sub-21 española mezcla las medallas de campeones del pasado Europeo sub-21 con la savia nueva presente en el Mundial sub-20 y el resultado continúa siendo muy similar, la victoria aderezada con un estilo de juego vistoso y ofensivo que aniquila a todo aquel que se cruza en su camino. Los pupilos de Lopetegui iniciaron la fase de clasificación para el Europeo de la categoría que se disputará en la República Checa en 2015 con una versión autoritaria, dispuesta a someter a su adversario desde el pitido inicial en busca de sumar sus tres primeros puntos para poner los cimientos que le permitan buscar dentro de algo menos de dos años su billete a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

España hizo valer la manida frase que afirma que no hay mejor defensa que un buen ataque desde el primer segundo. Suso colgó el balón al área, Morata intentó rematarlo pero su remate se estrelló contra la defensa austriaca, pero no así el de su compañero de equipo Carvajal, que aprovechó que el cuero estaba sin dueño para introducirlo al fondo de la red con un potente derechazo. Apenas habían transcurrido dos minutos desde el pitido inicial y España seguía dominando como hizo el pasado verano en Israel. Los locales, pese al mazazo del tempranero tanto,  no bajaron los brazos y buscaron la portería de Pacheco, que intervino de forma providencial para evitar que un remate de Zulj restableciese la igualdad en el marcador. El remate, finalmente abortado por Muniesa bajo palos, sería un oasis para los austriacos ya que pronto iban a sufrir en sus propias carnes el talento español. El gaditano Suso, uno de los líderes de esta remozada selección, agarró el balón al borde del área y centró al segundo palo para que Sergi Roberto dejase con la cabeza el gol en bandeja a Morata. El ariete, máximo artillero del pasado Europeo sub-21, no desaprovechó el regalo y engordó sus guarismos anotadores a las órdenes de Lopetegui.

Cinco minutos después, el referente ofensivo de la selección española ampliaba distancias. El delantero aprovechó un servicio de Carvajal para adelantarse a Riegler y castigar nuevamente a la zaga austriaca. Los jóvenes austriacos tiraron de casta y encontraron la recompensa del gol cuando Kainz aprovechó un barullo en el área para batir a Pacheco pero el empuje de los pupilos de Gregoritsch se quedó en tímida reacción. De la mano del triángulo formado por Saúl, Suso y Sergi Roberto, sumado al desborde de Muniain, España se hizo dominadora absoluta del duelo y sentó las bases para frenar el ímpetu local tras el 1-3. Su sociedad ejemplificaba a la perfección la filosofía de toque española. Nacidos en el año 1994, 1993 y 1992 respectivamente, era la primera vez que compartían la casaca nacional en un encuentro oficial y no mostraron ni el mínimo atisbo de falta de entendimiento. La ventaja de mamar el fútbol asociativo en cualquier categoría de la federación.

Tras la media hora, España aparcó el vértigo y empezó a imprimir pausa al devenir del encuentro, apostando por largas combinaciones horizontales. Pese a la relajación, las individualidades españolas siguieron influyendo en el marcador. En la antesala del descanso Morata asestó la puntilla a las esperanzas austriacas. El delantero madridista retó en carrera a Spendholfer y tras demostrar su potente zancada pisó área y cruzó su disparo para sentenciar el duelo. Con todo resuelto, la segunda mitad tomó un cariz más conservador. El ritmo de juego se ralentizó y el balón se alejó de ambas áreas. Los austriacos intentaron maquillar el marcador pero su falta de precisión y la poca claridad de ideas lastraba sus maniobras ofensivas. Tuvieron que recurrir al balón parado para batir nuevamente a Pacheco. Una falta botada por Tobias Kainz fue peinada por Carvajal con tan mala fortuna que se introdujo en su propia portería. El gol despertó a España de su letargo. Obiang mostró su potencia física en una enérgica conducción y envío un pase profundo para situar a Morata mano a mano con Riegler. El madridista, goleador de raza, no desaprovechó la oportunidad y selló su poker anotador. Aún hubo tiempo para que Jesé se sumase a la fiesta madridista. El canario recogió un servicio desde el flanco diestro y tras controlarlo en el pecho lo alojó en el fondo de la portería austriaca con un derechazo cruzado y así establecer el definitivo 2-6. Más talento para una sub-21 aliada con el buen juego y las victorias. Más talento, la rueda que no para.

 

Austria: Riegler, Farkas, Spendlhofer, Hinteregger, Wimmer; Ziegl (Schöpf), Stoger; F. Kainz, Holzhauser (Schaub), Offenbacher (T. Kainz); Zulj

España: Pacheco;  Carvajal, Amat, Muniesa (Obiang), Alberto; Saúl, Sergi Roberto; Sarabia (Jesé), Suso (Óliver Torres), Muniain; Morata

Goles: 0-1 Carvajal (min.3), 0-2 Morata (min.12), 0-3 Morata (min.17), 1-3 F. Kainz (min.20), 1-4 Morata (min.45+4), 2-4 Carvajal en propia puerta (min.83), 2-5 Morata (min.86), 2-6 Jesé (min.91)


Deja un Comentario