España cumple con autoridad el tramite danés




Un chispazo colectivo y el olfato goleador de Álvaro fueron suficientes para obtener una clara victoria

Once de la selección española en Aalborg. Foto: RFEFLos daneses lo intentaron pero se toparon con un buen De Gea

La selección española confirmó su superioridad sobre el combinado danés y volvió a derrotarle con autoridad, rubricando su participación en el Europeo sub-21 que se disputará en Israel el próximo mes de junio. No se fió Lopetegui de la amplia ventaja cosechada en la ida y puso en liza a los protagonistas que masacraron a los nórdicos en Burgos, con las excepciones de Bartra y el goleador Rodrigo, ausentes por problemas físicos. El encuentro comenzó con dominio alterno. Los jóvenes españoles salieron dispuestos a hacerse con el control del juego pero su adversario, herido en el orgullo, buscó reivindicarse con una propuesta vertical que les acercó en varias ocasiones al marco defendido por De Gea. Aún así, el choque pronto se adentró en un ritmo anodino del que solamente logró salir rebasado el cuarto de hora cuando Zanka salvó bajo palos un disparo de Isco a la salida de un saque de esquina.

La respuesta nórdica llegó a través de un contragolpe en el que la defensa española se hallaba desubicada. Aprovechando ese despiste táctico Christiansen rozó la inauguración del marcador con un disparo que se fue a la derecha de De Gea. A renglón seguido, el guardameta del Manchester United estuvo atento para blocar con seguridad un disparo de Andreas Laudrup que se filtró de manera inteligente a la espalda de la zaga ibérica. Como un león que espera agazapado a su presa, España salió de su letargo y a través de una buena jugada colectiva logró asestar el primer zarpazo a su adversario en forma de gol. Tello peleó un balón en el costado derecho y se lo entregó a Isco, que filtró un pase para la carrera de Montoya. El lateral del Barcelona apuró la línea de fondo y cedió el cuero para que Muniain lo empujase a placer al fondo de las mallas.

El encuentro regresó entonces a una fase de stand by propiciada por el control español. Los daneses intentaron ponerle un poco de picante aprovechando un exceso de confianza de Muniain cuando conducía el cuero en la línea divisoria, pero la rápida transición danesa no encontró la recompensa del gol, ya que Braithwaite ingresó libre de marca a las profundidades del área pero se encontró con el pie providencial de De Gea. Los de Lopetegui son uno de los conjuntos menos goleados de la categoría y su capitán se encargó de recordar una vez más el motivo de sus excelentes guarismos defensivos.

GOLES A BAJA INTENSIDAD

Como ya ocurriera en Burgos, el descanso dio paso a una relajada segunda parte, propiciada por el quiero y no puedo danés y la calma española escudada en la amplia ventaja global. Todo transcurrió sin mayores incidencias hasta que Álvaro Vázquez reivindicó su facilidad goleadora. El delantero del Getafe aprovechó una buena asistencia de Isco y salvó la salida de Ronnow con una sutil vaselina. Los daneses, inéditos en ataque tras la reanudación, solamente lograron generar peligro con un disparo del benjamín Fischer que se fue rozando el larguero. El ingreso en el terreno de juego de Gundelach aportó mordiente a la vanguardia danesa. El centrocampista del Nordsjaelland obligó a emplearse a fondo al capitán español para desviar su disparo a saque de esquina. Espoleado por la ocasión y aprovechando su envergadura, el central Hoegh cabeceó al palo en lo que fue el preludio del gol danés.

Una falta lanzada por Hellenius fue mal rechazada por De Gea y el balón suelto lo recogió Kusk que, en un alarde de generosidad, cedió para que Christiansen recortase distancias. Fue un tanto intrascendente que no sirvió para maquillar la abrumadora superioridad de los pupilos de Lopetegui a lo largo de la eliminatoria, ya que Álvaro Vázquez aprovechó un error en la salida de balón de los de Wieghorst para apuntarse su doblete estableciendo el definitivo 1-3. España cumplió con las expectativas y eliminó a los daneses. El campeón defenderá su título, el relevo generacional está en buenas manos.

Dinamarca: Ronnow, Fenger, Zanka, Hoegh, Kirkeskov; Delaney, Albaeck; A. Laudrup (Gundelach), Christiansen, Fischer (Kusk); Braithwaite

España: De Gea; Montoya, Amat, Í. Martínez, Planas; Romeu (Camacho), Illarramendi (Sergi Roberto), Tello, Isco, Muniain (Sarabia); Á. Vázquez

Goles: 1-0 Muniain (min.24), 2-0 Álvaro Vázquez (min.62), 1-2 Christiansen (min.91), 1-3 Álvaro Vázquez (min.92)


Deja un Comentario