DÍA XII. RESUMEN: A patadas y a paladas




Joel González, oro, y Brigitte Yagüe, plata, llevan al taekwondo al podio 12 años después. David Cal, plata, se convierte en el deportista español con más medallas olímpicas. Baloncesto y Match Race acceden a semifinales. El balonmano y el waterpolo lucharán por ser quintos.

Esparza, Gabriel ya no está solo. Joel González y Briguitte Yagüe le acompañan en el olimpo del taekwondo español, vengado por fin de tantos sinsabores en Atenas y Pekin, un deporte en el que España es potencia y pocos lo saben. Cal, David, sí lo está. Ya es el único deportista español con más medallas olímpicas, cinco, un oro y cuatro platas, dejando atrás a ilustres como Joan Llaneras o Arantxa Sánchez Vicario. Fue un día de cuentas pendientes y remontadas. Todos daban por perdida la medalla de Cal, quinto a los 750m del kilómetro que había que recorrer en la final de canoa, a un mundo de los tres primeros. No pudo ser, es demasiado, un aplauso por su gran curriculum. Se preparaban las palabras para digerir una decepción inesperada. Y ahí surgió el inmortal gallego, el Nadal de la canoa, en unos 250m fabulosos, extraordinarios, increíbles, en menos de 56 segundos mientras los otros agonizaban, aumentando el paleo. "Era por darle emoción", bromeó después. Pudo con todos menos con el aleman Sebastian Brendel. Sí con Menkov y con Vadja, temibles otras veces. Ahora el hijo de panaderos que se reveló en Atenas con un oro y una plata cuando, tan tímido, apenas articulaba palabra ante la prensa, superado por sus propios acontecimientos, está en lo más alto de los olímpicos españoles. Un oro y cuatro platas, una colección con 29 años.

El taekwondo vengó sus desgracias en Grecia y China en una noche mágica, la más importante de su historia, con todos los medios pendientes de él durante una hora inolvidable que llevó al joven Joel González, 22 años, a lo más alto del podio universal, el único objetivo dado su nivel y a Brigitte Yagüe, 31, a conseguir por fin la plata -no pudo con la china Wu- y vengar de paso la eliminación entre lágrimas de su marido en otros Juegos. Los dos españoles en lo alto de los pesos más bajos. Nadie les gana ahí.

Viento en popa a toda vela navegan también Tamara Echegoyen, Ángela Pumariega y Sofía Toro en Elliot 6m o Match Race, la única especialidad de los mares que no se disputa a regatas todos contra todos sino en forma de liga y eliminatorias. Derrotaron a Francia 3-0 y ya están en semifinales, donde espera Rusia. Exactamente lo mismo ocurre con el baloncesto, aunque la victoria aquí fue mucho más sufrida. España no tuvo la certeza de su pase hasta el último minutos. Sigue en un torneo de baches. La esperanza para los de Scariolo es que tienen costumbre en estas situaciones. Los dos europeos ganados empezaron de manera dubitativa y crecieron al final. Ahora toca hacerlo de golpe el viernes si quieren llegar a la meta soñada, la final contra Estados Unidos, algo así como la tierra prometida.

No estarán en esa tesitura ya el waterpolo y el balonmano masculino, caídos en los temibles cuartos, el día del todo o nada, ante Montenegro y Francia, respectivamente. En el agua los de Iñaki Aguilar fueron perdiendo gas y terminaron dos abajo. El balonmano también, aunque todo pudo pasar. Francia se llevó la eliminatoria en el último segundo, un momento que no acaban de manejar bien los de Valero Rivera, que perdonaron antes a un rival duro. Cabe preguntarse hasta qué punto los partidos se perdieron hoy o en la primera fase. Y es que en los Juegos no basta con pasar, buscar un buen puesto y una eliminatoria favorable te acerca o aleja de las medallas, algo que ni huele el atletismo español. La jornada en el estadio no dio para grandes noticias. Allyson Felix venció, por fin, en los 200m de unos Juegos, la prueba donde mañana Bolt volverá a concitar la atención mundial, aunque ya sin la incertidumbre del hectómetro. En semifinales volvió a demostrarlo. No tiene rival.


Deja un Comentario