DÍA VI. RESUMEN: La brava Maialen y el resucitado Phelps




Maialen Chourraut logra la segunda medalla, un bronce en K1 de aguas bravas. Phelps derrota a Lochte en 200m estilos. Feliciano y Ferrer entran en las semifinales de dobles en tenis.

Maialen Chourraut hizo historia al conseguir la primera medalla del piragüismo slalom para España en unos Juegos. Como Pirri, en la esgrima de Pekin, el deporte español rompe nuevas fronteras. Son ya 24 las especialidades con medalla. A diferencia de China, eso sí, este metal lo daban las matemáticas. Las aguas bravas se han subido al podio en todos los mundiales en este ciclo olímpico con protagonistas diferentes. Un enorme progreso en un campo en el que España no pisó los ocho primeros puestos hasta 2004. Londres ha sido el éxtasis. Un tercero, un cuarto y un quinto puesto para los tres piragüistas. Insuperable. Y eso que Maialen pudo ser más que bronce. Una penalización en la puerta 11 y un pequeño atasco la hicieron sufrir hasta el final en un canal que conoce como la palma de su mano, con las puertas ahora cambiadas, eso sí. El triunfo de Maialen es el de Xabier Etxaniz, el entrenador que ha creado una pequeña élite mundial con escasas instalaciones y deportistas. Quizá por eso todos se concentren en el norte. Maialen, 29 años, es vasca, como Ander Elosegui.

Phelps volvió a reclamar el protagonismo desde la piscina con su medalla número 20 en la historia, la decimosexta de oro. Lejos de batir a Latynina, va a dejar una marca para décadas. Volvió a derrotar a Ryan Lochte en los 200m estilos y consiguió un nuevo hito de la natación, que podría repetir mañana: Ser el primer nadador en ganar tres Juegos en la misma prueba. Phelps estuvo más cerca de sus mejores tiempos de lo demostrado en la semana de Londres. Con un gran oficio rozó el récord mundial y derrotó a su más mítico rival en un día nefasto. Tercero en la final de 200m espalda y segundo en la de estilos, su intento de heredar el trono de Phelps se tambalea. El de Baltimore sumó a su exhibición la mejor marca del año en los 100m mariposa, una de las pruebas que más problemas le han planteado en su meteórica carrera. Espoleado por haber superado a la gimnasta y no tener más fronteras, parece lanzado en los últimos tres días de su carrera deportiva.

Para España, el día de la resaca de la medalla de Mireia Belmonte fue más positivo para ella que para nadie. Se metió en la final de los 800m de mañana con la cuarta marca y tiene grandes posibilidades de repetir. Erika Villaécija, en cambio, se quedó fuera de una prueba en la que fue quinta en Atenas, hace ocho años. Parece evidente que su carrera no alcanzó las expectativas creadas. Sí llegó a semifinales la espaldista Da Rocha. En otros campos David Ferrer y Feliciano López purgaron sus derrotas en individuales llegando a las semifinales de dobles de tenis. Mañana pueden asegurar medalla o luchar por el bronce. Los franceses están en el camino. En equipos, se presentaba un día asequible. Waterpolo y balonmano lograron victorias tan cómodas como importantes para seguir adelante. Peor lo pasó el baloncesto, atragantados los minutos finales por Gran Bretaña. Vencieron de uno, un resultado que no refleja la comodidad del encuentro. El grupo de Scariolo gestionó mal un partido ya ganado. No volverá a pasar porque se ha terminado la relajación. No esperan equipos fáciles. En Weymouth, la vela sigue prometiendo tanto con Marina Alabau como preocupando con Iker y Xabi. El dúo del 49er se aleja cada vez más de su tercera medalla mientras otras clases, como el láser, no parece que vayan a dar ninguna sorpresa agradable. Ni bien, ni mal, sino lo esperado, empezaron la hípica y el ciclismo en pista, que sacarán mañana las primer conclusiones. Mañana también llega otro rey, el atletismo ya está aquí. Para algunos, los Juegos comienzan ahora.


Deja un Comentario