DÍA IV. RESUMEN: Phelps, solo en el olimpo




Phelps se convierte en el deportista con más medallas olímpica de la historia, 19. Ander Elosegui roza el bronce en aguas bravas. España gana en baloncesto y pierde con polémica en waterpolo y balonmano.

Michael Phelps entró en la historia como el deportista con más medallas olímpicas en la historia de la humanidad. 19 metales, 19 podios, 19 veces entre los mejores del universo para superar, por fin, a la gimnasta ucraniana Larysa Latynina, nueve oros, cinco platas y cuatro bronces a más gloria de la URSS entre Melbourne 56 y Tokio 64. El tiburón de Baltimore también ha necesitado tres juegos, aunque hace ya cuatro años que le superó en medallas. Paradojicamente, Phelps logró culminar su hazaña en el día en el que perdió el trono de su prueba fetiche, la que le hizo finalista olímpico con 15 años en Sidney, los 200m mariposa, donde se ha mostrado intratable en este siglo. Le batió en un emocionante sprint final el sudafricano Chad Le Clos, otra estrella emergente de Londres 2012. A cuatro días de su retirada, Phelps sumó su segunda plata olímpica, que faltaba en su colección hasta Londres y se mostró grande en la derrota. Al menos después supo que sumará un oro en Londres, el del intratable relevo americano 4x200m libres, pese a que el Baltimore dilapidó un segundo de ventaja ante Agnel en una prueba que cogió sentenciada. Pero Phelps ya hizo su trabajo en Pekin. En mejor o menor estado de forma se sigue mostrando poderoso en una piscina que le ha llevado al olimpo. El mejor deportista de siempre.

A España le rodea menos grandeza y más fatalidad en su cuarto día sin medallas. Ander Elosegui en el C1 de las aguas bravas mantuvo la esperanza pero volvió a ser cuarto, como en Pekin. La ingratitud olímpica se ceba con el irundarra tras una bajada sin penalizaciones, que ya ha acariciado dos veces la gloria. Al menos le queda el consuelo de haber sido batido por dos leyendas de su prueba, Martikan y Estanguet, y un joven talento, Tasiadis. Todo lo que pudo salir mal no salió bien. Un cobarde arbitraje birló un gol legal al waterpolo que le impidió sumar un punto ante Croacia. Más polémica y un tanto en el último minuto privó igualmente al balonmano de sumar tablas ante Dinamarca. Ambos fueron partidos luchados ante rivales durísimos. En tenis España se quedó sin plaza para los dobles mixtos que empiezan mañana, una esperanza tras quedarse sin dobles femeninos. Almagro, Ferrer y Feliciano, y los dos últimos en el doble, es todo lo que queda vivo. Algo de lo que no puede presumir el boxeo, fuera los dos púgiles a las primeras de cambio.

Van mejor las cosas en la vela, con Marina Alabau líder de RSX tras dos regatas, Sofia Toro, Ángela Pumariega y Tamara Echegoyen, primeras de la liguilla de Match Race, Iker y Xabi, remontando hasta la octava posición en un buen día y Rafa Trujillo, undécimo. En la piscina, Mireia Belmonte alcanzó su segunda final, la de los 200m mariposa, que ya superan la paupérrima participación de Pekin. Judith Ignacio también llegó a semifinales. El baloncesto siguió con su tranquila progresión. Sin Navarro y con un Gasol regular como un reloj, España empezó sin puntería pero acabó deshaciéndose sin problemas de Australia. Un partido ya resuelto en el tercer cuarto, pronto, como la final de gimnasia femenina por equipos, donde EEUU ganó un oro cantado. China, campeona hace cuatro años, quedó fuera del podio, aunque sigue liderando el medallero por el brillo de las mismas, 13 a 9. A USA no le importa. Presume hoy de su mayor leyenda, un pez llamado Phelps.

 


Deja un Comentario