Solidaridad olímpica




Ángel León Gozalo es el primer medallista español en tiro.
Ángel León Gozalo, el mejor tirador de la historia de España. Fuente: libertaddigital.com

Ángel León Gozalo, el mejor tirador de la historia de España. Fuente: libertaddigital.com

Los Juegos Olímpicos nos permiten disfrutar de muchos deportes que durante el resto de tiempo no es posible. Vela, piragüismo, taekwondo, judo, etc. son deportes que no suelen tener cabida en los medios pero que, durante la disputa de los Juegos Olímpicos, ocupan páginas en los diarios de referencia en España. Uno de esos deportes es el tiro olímpico y un pionero en esta práctica, el primer medallista olímpico español en esta disciplina, es Ángel León Gozalo.

Ángel León Gozalo (Villalón de Campos, Valladolid)  comenzó a interesarse por el tiro olímpico mientras realizaba el servicio militar obligatorio cuando un suboficial con el que mantenía amistad había llegado a ser campeón del mundo en la disciplina de fusil de guerra y le acercó el mundo de este deporte. Esta disciplina se le daba bien, ingresó en la Policía, ganó el campeonato interno y fue nombrado ayudante de la cátedra de Armas, Tiro y Explosivos de la Escuela de Policía en Madrid.

La disciplina que practicaba Ángel León era la de pistola libre de 50 metros. La competición se desarrollaba al igual que ahora: el tirador disparaba un máximo de sesenta disparos en diversas tandas a un blanco fijo durante un tiempo de dos horas. Concentración y control de los nervios son las dos cualidades más necesarias para vencer en esta disciplina, y el vallisoletano las poseía.

Su primer oportunidad olímpica llegó en Londres 1948. Las puntuaciones de Ángel León habían sido muy buenas antes de la cita olímpica y los expertos tenían esperanzas en lograr una presea. Su puntuación fue de 532 puntos, logrando así el sexto puesto y a tan solo 7 puntos de la medalla de plata, compartida por el suizo Schnyder y el sueco Ullman. Pese a ello, la moral del español no se vino abajo y se proclamaría campeón del mundo de la disciplina en Buenos Aires, con lo que logró prestigio internacional, pero lo mejor estaba por llegar.

En Helsinki 1952 era la baza del equipo español, el hombre con más posibilidades de medallas, pero la competencia en su modalidad iba a ser muy dura. Fue muy regular en la capital finesa y desde el primer momento se colocó como líder de la prueba y muchos le veían como posible ganador. El hecho de que León Gozalo estuviese destacando tanto llamó la atención de los dirigentes de la delegación española, que se centraron en el tirador vallisoletano para la grabación de un documental sobre la cita olímpica. La suerte se puso en su contra y el estadounidense Benner le robó el liderato en la penúltima tirada y finalmente Ángel León tuvo que conformarse con la plata, a tres puntos del americano. Esta medalla tiene aun más mérito analizando los problemas del español, que tuvo que adaptarse a una nueva pistola en plena competición ya que rompió el gatillo de la anterior.

Esta medalla duraría en su poder tan solo cinco años. En 1957 la gota fría azotó como cada verano a la costa mediterránea española, pero en esta ocasión el fenómeno meteorológico fue más fuerte de lo habitual. Terribles riadas asolaron Valencia y el Levante español, y todo el país se volcó con la población civil. León Gozalo no fue menos y cedió la medalla ganada en Helsinki para que sea subastada y que el dinero fuese donado a los damnificados. Los que más pujan por la presea son los alumnos del tirador de la 6ª promoción de la Escuela General de la Policía de Madrid y ahora mismo se encuentra en el Museo de la propia Escuela.

Tras la muerte de Ángel León, en 1979, se desveló otro acto solidario que había realizado el vallisoletano: había cedido todos los trofeos que había ganado en su dilatada carrera a una deportista minusválida, campeona del mundo de natación y de su mismo pueblo, María Teresa Herreras.

Por su calidad deportiva y humana y el hecho de ser un pionero en su disciplina, Ángel León Gozalo merecía un espacio en este Héroes Nacionales, ya que en muchos otros medios no se ha valorado la historia del vallisoletano, excepcional tanto en el plano deportivo como en el humano.


Deja un Comentario