Medallas olímpicas como tradición familiar




La saga de los Amat lleva más de 50 años presente en los Juegos Olímpicos logrando preseas.

El refranero español dice que "de tal palo, tal astilla". En el hockey hierba nacional este dicho viene como anillo al dedo ya que la familia Amat lleva nutriendo a la selección española de este deporte de grandes jugadores desde los años 60. Esta saga natural de Terrasa (Barcelona) es probablemente la gran causante de que el hockey hierba tenga tanta tradición en Cataluña y haya cosechado éxitos a nivel internacional, como las cuatro preseas olímpicas logradas por el deporte del stick en su modalidad masculina. En todos estos éxitos del hockey español ha habido un representante de los Amat en el terreno de juego.

Esta familia conforma uno de los clanes deportivos más exitosos de España y probablemente del mundo ya que, con la participación de Pol Amat en Londres 2012, sus quintos Juegos Olímpicos, se llega a la cifra de 21 participaciones olímpicas de un miembro de esta familia en una cita olímpica. La medalla de bronce de Roma 1960 y las platas de Moscú 1980, Atlanta 1996 y Pekín 2008 han tenido a algún Amat de por medio. Pedro logró la primera, la de la capital italiana, Juan la plata de Los Ángeles, Santi y Pol la de Atlanta y este último también estuvo presente en el éxito de Pekín. Los únicos que no han probado la gloria olímpica son Jaime y, tal vez el mejor jugador de la saga, Paco, que fue el máximo goleador en Munich 1972.

Los  Amat han jugado en 12 de los últimos 14 Juegos. Desde Roma'60 a Londres'12, sólo faltaron a su cita en Los Angeles'84 y Seúl'88, cuando los cuatro hermanos pioneros Pedro, Jaime, Paco y Juan ya eran veteranos y los primos Santi y Pol, hijos de Jaime y Paco, aún demasiados jóvenes para estar en la selección. Los seis han competido al menos en tres Juegos. El récord lo tiene Pol con cinco, seguido de su tío Juan con cuatro. La saga tiene el mérito de que tocará ese listón en sólo dos generaciones y 48 años de margen. Y hay nietos como Xavi, Pol, Sergi o Pedro que ya juegan a hockey hierba y quién sabe si en el futuro ampliarán la proeza familiar.

¿Porqué los Amat?

Todo tiene una fácil explicación. Todos son naturales de Terrasa, cuna del hockey hierba en España y ciudad en la que este deporte se vive con pasión. Además, Pedro Amat "padre" fue fundador del Egara, uno de los tres clubes históricos de la localidad junto al CD Terrasa y el Atlètic Terrasa. En este ámbito, los cuatro hermanos (Paco, Juan, Pedro y Jaime) estaban destinados a empuñar el stick y que, entre el mayor y el menor se llevarán tan solo seis años, ayudó a que compartieran aficiones.

Este deporte no da el suficiente sustento económico como para ser totalmente profesional y casi todos sus jugadores tienen otra fuente de ingresos. Si subsiste el hockey en España es gracias al ámbito familiar. En cada Juegos Olímpicos se han repetido apellidos como el Amat, pero cabe destacar que el segundo apellido de Pol Amat es Escudé, otra de las sagas con gran tradición. Es más, a algunos jugadores de la selección actual les han llegado ofertas del extranjero, pero las han rechazado para mantener sus empleos en España. Los Amat, entre otros, son los grandes artífices de que el hockey hierba haya tenido grandes éxitos y de que siga pudiéndolos tener en un futuro. Este es un deporte minoritario, un deporte de familias que han luchado por él.


Deja un Comentario