Mark Lenzi, un oro que se va al cielo




El pasado lunes, alrededor de las cuatro de la mañana, nos dejó una medalla de oro de los saltos de trampolín. Mark Edward Lenzi, de tan solo 43 años de edad, fallecía en un hospital de la ciudad americana de Greenville (Carolina del Norte) por causas cardiovasculares. El estadounidense, a lo largo de toda su carrera profesional, consiguió hacerse un hueco entre las leyendas del 'diving' y en general del deporte olímpico, después de participar -y triunfar- en los Juegos de Barcelona y Atlanta.

Mark siempre tenía una sonrisa en su cara (AP Photo/Amy Sancetta)

Nacido en la ciudad de Fredricksburg (Virginia) y dedicado a la lucha durante su etapa de adolescencia, se aficionó a los saltos después de ver a laestrella Greg Louganis en el trampolín de Los Angeles 1984.  A partir de ahí, se siguió formando en la Universidad de Indiana, siendo sus mayores éxitos los triunfos -en 1 metro- en los campeonatos de la NCAA de 1989 y 1990. Esa fue su carta de presentación para formar parte del equipo nacional con tan solo 21 años y estrenarse en las Olimpiadas de Barcelona 1992 al año siguiente.

En la piscina de la Ciudad Condal participó en la prueba de 3 metros, a sabiendas de que el dominio chino en los saltos estaba siendo ya atronador. A pesar de ello, Mark Lenzi hizo una serie espléndida en la final, superando al asiático Tan Liangde por 31 puntos, y eso después de haber sido segundo en la ronda preliminar detrás del chino. El oro olímpico ya estaba en sus manos, un metal conseguido justo antes de que su compatriota Jeff Rouse saltase al agua en la especialidad de 100 metros espalda. La estadounidense dijo "sentir presión" por el hito que acababa de conseguir su compañero y finalmente fue plata, pero dijo "sentirse feliz" por la manera en que Lenzi había ganado. Esta intrahistoria tendría un final positivo, ya que cuatro años más tarde en Atlanta ambos cambiarían el color de sus medallas.

Durante ese tiempo, entre las dos competiciones, el saltador estadounindense se retiraría en 1993, rectificando su decisión justo dos años más tardes, con el propósito de participar en los Juegos Olímpicos. Sería, sin duda, un cambio de opinión del que nunca se arrepentiría, ya que en la final de 3 metros nuevamente, se llevaría un metal para casa, como ya mencionamos, de color plateado.

Mark Lenzi, además de ser el primer americano en realizar un cuádruple mortal en competición, consiguió dejar huella a través de su estilo. Su compañero de equipo Scott Donie dice que "el mundo del trampolín nunca había visto a nadie como él y probablemente, nunca lo verá". Después de dedicarse a entrenar a jóvenes durante los últimos años, Mark nos dejó, pero su leyenda siempre seguirá viva. Descansa en paz.

Hemeroteca | «Lenzi (USA) conquista el oro en trampolín» (Mundo Deportivo, 30/7/1992)

 


Deja un Comentario