Madrid 1972, ¿realidad o ficción?




Madrid intentó ser sede olímpica en 1972, poca gente lo conoce pero fue la segunda intentona de España de albergar unos JJOO pero se quedó en eso, una intentona.

La idea surgió del entonces alcalde de la capital, Carlos Arias Navarro y fue un auténtico desastre. Como todos sabemos esos Juegos se celebraron en la ciudad alemana de Munich.

Plaza de toros de Las Ventas, que hubiera sido utilizada en el proyecto olímpico.

Plaza de toros de Las Ventas, que hubiera sido utilizada en el proyecto olímpico.

Todos conocemos las candidaturas presentadas por nuestro país desde las ocasiones en que se intentó conseguir los Juegos para Barcelona o los tres últimos fracasos de la candidatura de Madrid en su intento por convertirse en sede olímpica. Pero en realidad en 1965 Madrid, de la mano de su alcalde Carlos Arias, decidió que debía postularse para organizar los JJOO del año 1972.

Es difícil pero debemos tener capacidad retrospectiva e intentar retornar a la España del año 1965. España se encuentra gobernada por la dictadura franquista, con escasas relaciones internacionales y en una sociedad ciertamente retrasada con respecto a los avances que ya se vislumbran en las grandes potencias mundiales.

En cuanto al marco deportivo, España venía de conseguir una importante victoria en la Eurocopa de 1964, pero prácticamente era el único logro a nivel internacional del país. Ese mismo año se habían producido los Juegos en Tokyo de donde nuestros deportistas volvieron sin una sola medalla y prácticamente ni existieron posibilidades reales de conseguirla.

Vistos todos estos condicionantes, parecía impensable que el COI otorgará a España unos Juegos con todo lo que rodeaba a la presentación de la candidatura. Aun así Arias siguió hacia adelante y firmó una carta de presentación al COI con la que oficializaba la candidatura española a los Juegos del 72.

Según Fernando Arrechea (miembro de la Asociación Internacional de Historiadores Olímpicos y experto en la materia) en declaraciones a El País en aquella época los requisitos que se pedían eran mucho menores que hoy en día. De hecho prácticamente el único requisito que se pedía era rellenar un formulario con 14 preguntas. Pocos datos más se conocen de la candidatura madrileña, aunque sí que conocemos alguno que pasamos a enumerar. Los Juegos se hubieran disputado entre el 27 de agosto y el 10 de septiembre y estarían compuestos por los 21 deportes ratificados por el COI más la pelota vasca. En cuanto a las instalaciones se hablaba de aprovechar las que ya se encontraban construidas en la ciudad, entre las cuales destacaba por ejemplo la plaza de toros o gimnasios de la zona. Y se afrontaría la construcción de un nuevo pabellón y sobretodo de un Estadio Olímpico que hubiera tenido capacidad para unos 100.000 espectadores.

De lo más sorprendente es que ni en el cuestionario del COI, ni en un volumen publicado desde España para dar a conocer las virtudes de Madrid como sede, se dan cifras ni tan siquiera aproximadas de los costes que hubiera supuesto la organización de la cita olímpica. Lo que sí que se mencionaba es de donde partirían los fondos que el Estado Español pondría encima de la mesa. Las instituciones que pagarían,  serían el propio gobierno, la Delegación de Educación Física y Deportes, el ayuntamiento y hablaba de una iniciativa privada no especificada.

El propio Fernando Arrechea calificó la candidatura como prematura (preparada en unas pocas semanas) y lo más esperpéntico de todo es que el propulsor de la idea, Arias Navarro, ni tan siquiera viajó a Roma para defender la misma antes de la votación.

No es precisamente algo grato de recordar, pero nos sirve para iniciar un sección desde SomosOlimpicos donde repasaremos hitos, historias y momentos que quedaron atrás en la historia de los JJOO.

@AbelBarrio


Deja un Comentario