La primera mujer en el Olimpo




Miriam Blasco ha sido la primera mujer española en lograr una medalla olímpica
Mural en honor a Miriam Blasco en el pabellón con su nombre en Valladolid. Foto: Rastrojo (CC)

Mural en honor a Miriam Blasco en el pabellón con su nombre en Valladolid. Foto: Rastrojo (CC)

Hace siete meses en Londres la delegación española volvía de la capital británica con un bagaje de 17 medallas, de las que 11 fueron ganadas por mujeres. Los medios de comunicación españoles se llenaron de halagos al deporte femenino español, haciendo hincapié en el enorme progreso de este sector deportivo. Todo esto lo inició una judoca vallisoletana que fue capaz de ser la primera mujer española en lograr subirse a un podio olímpico. Ella es Miriam Blasco.

Miriam Guadalupe Blasco Soto nació un 12 de diciembre de 1963 en Valladolid se introdujo en el mundo del judo con tan solo 8 años gracias a la influencia de su padre, profesor de Educación Física. Estuvo varios años entrenando en su ciudad natal y perfeccionando las técnicas hasta que en 1980 entró en el equipo nacional, momento en el que decide trasladarse a Alicante para poder seguir creciendo en el prestigioso Judo Club Alicante.  Todo este trabajo comenzaría a dar sus frutos y el primer gran éxito de Miriam llegaría en 1982 cuando se coronó subcampeona de España. Seis años más tarde, en 1988, su carrera deportiva tomaría una dinámica ascendente al lograr el Campeonato de España y el subcampeonato europeo, cita celebrada en Pamplona.

La progresión de la vallisoletana era evidente, y al año siguiente logró un bronce en los Europeos de Helsinki, mismo metal que se llevaría en el Mundial de Belgrado. La década de los 90 fue la más exitosa para Miriam Blasco. En 1990 volvió a coronarse como la mejor judoca española, pero su año sería 1991. En este año no solo lograría reeditar su título nacional, sino que se alzaría con el título mundial en Barcelona y con el título europeo en Praga.

Todo parecía ir en viento en popa para la judoca pucelana afincada en Alicante, pero en 1992 recibiría un duro golpe del que le costó recuperarse: su entrenador, Sergio Cardell, perdía la vida en un accidente de tráfico. Este suceso parecía que podía afectar a sus posibilidades de lograr una presea olímpica pero la judoca española se concentró al máximo para llegar en las mejor condiciones a los Juegos Olímpicos donde conseguiría entrar en el libro dorado del deporte español al lograr la primera medalla femenina del olimpismo español, siendo además esta de oro.

A partir de este éxito Miriam tenía entre ceja y ceja llegar a Atlanta 96 para tratar de defender su título. En 1994 se alzó con su cuarto entorchado nacional en Madrid y en los Europeos de Atenas logró alcanzar la quinta plaza. Sin embargo las ilusiones de la vallisoletana de tratar de defender su título olímpico se desvanecieron cuando Sara Álvarez la superó en la clasificación europea de su peso, lo que concedía a la primero el derecho a disputar los siguientes Campeonatos de Europa y pelear ahí por una plaza en los Juegos Olímpicos.

Tras este fracaso, Miriam Blasco decidió retirarse de la competición en 1996 y se dedicó a entrenar nuevos talentos, faceta en la que pronto recibiría sus primeras alegrías con los bronces olímpicos en Atlanta de dos de sus pupilas, Isabel Fernández y Yolanda Soler.


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] estuvo a 24 horas de ser la primera medallista española de la historia, ya que un día antes Miriam Blasco logró el oro en un peso inferior en judo. Aun así, su gesta no es menos [...]

    Deja un Comentario