José Manuel Moreno Periñán: el primer ciclista español en el Olimpo




Periñán rompió barreras al lograr la primera medalla olímpica para el ciclismo español en Barcelona 92

 

José Manuel Moreno Periñán. Este nombre, en principio, no dice mucho al público generalista del deporte, pero es uno de los ciclistas más importantes de la historia de nuestro país. No fue el típico corredor que prometía desde sus inicios, es más, Moreno Periñán se dedica por entero al ciclismo a partir de los 15 años. En principio quería correr en carretera pero pronto se decantó por la pista. No le ponía excesiva pasión al entrenamiento, pero a pesar de ello en mayo de  1988 le llama la selección entrenar en San Sebastián y compite en el Europeo de ciclismo en pista celebrado pocos días después. En este evento se proclama subcampeón de Europa de los 1000m contrarreloj. Es seleccionado para ir a Seúl 88 pero no le dejan participar en 1000m contrarreloj, sino que tendrá  que hacerlo en 200m contrarreloj. No tiene una participación muy destacable en esta prueba y como espina clavada se le queda que en la prueba del kilometro gana Kirichenko, tercero en el Europeo, un ciclista al que poco antes había vencido.

A partir de 1991 llegó a su clímax deportivo y coincide con la llegada de un nuevo entrenador procedente de la URSS, Alexander. En ese año logra dos grandes hitos: consigue la medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo de Atenas y poco después se proclama campeón del mundo en Stuttgart, ambas victorias logradas en su prueba fetiche: el kilómetro contrarreloj. Un año después llegaban los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y Periñán iba a ser la gran baza del ciclismo en pista. No defraudó el gaditano, ya que consiguió la medalla de oro en los 1000m contrarreloj, con lo que abría el medallero olímpico de Barcelona y también lograba la primera medalla olímpica en ciclismo. Además, también batió el récord olímpico de la modalidad, con un tiempo de 1'03''342''' y con una velocidad media de 56,834 km/h.

Después de su éxito en el ciclismo en pista en Barcelona'92, varios equipos profesionales de ciclismo en ruta llamaron a su puerta y finalmente aceptó una oferta del Kelme-Costa Blanca en 1994. Entonces alternó su participación en la carretera con la participación en la pista, pero las continuas lesiones le alejaron de más triunfos. Corrió de manera amateur, ya que el profesionalismo le impedía participar en las olimpiadas de Atlanta, algo que anhelaba. En 1996 consiguió la medalla de oro en ciclismo en pista en la Copa del Mundo celebrada en Colombia y acudió a Atlanta'96 formando parte del equipo español, aunque no pudo cosechar los mismos resultados.

Tras las olimpiadas en la ciudad estadounidenses, Periñán dejó la bicicleta ya que la Federación no le iba a convocar más debido a que "era muy viejo", aunque siguió confiando en gente de su misma edad como Joan Llaneras, que ha estado activo hasta los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. 


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] Joan Llaneras comenzó a andar en bicicleta desde pequeño, cuando, montado en el sillín, los pies aun no le llegaban al suelo, utilizando una técnica una tanto drástica para frenar: chocarse contra un muro. Con ocho años comenzó a competir y, a pesar de la oposición de su madre, acudía diariamente al circuito de Algaida, a 13km de su domicilio para entrenar y forjar así su hegemonía sobre la bicicleta. A los quince años logró su primer gran triunfo, el primer campeonato de España. Desde entonces, su padre le colocó bajo la tutela  de un buen entranador como era Antonio Cerdá, que había sido ex-seleccionador nacional y quien también se encargaba de la preparación de un hombre que en 1992 sería campeón olímpico, José Manuel Moreno Periñán. [...]

    Deja un Comentario