Bronces de color dorado




Demetrio Lozano es el jugador de balonmano más laureado en el Olimpismo, con tres medallas de bronce.

En cada cita olímpica los aficionados españoles al deporte últimamente solemos tener esperanzas en el balonmano para engordar el medallero de los nuestros. El balonmano ha dado varias alegrías a los aficionados españoles, también en los Juegos Olímpicos, y el jugador que más veces ha probado las mieles de las preseas olímpicas es el madrileño Demetrio Lozano.

Demetrio siempre sintió predilección por el balonmano y desde pequeño comenzó a practicar este deporte. También era muy aficionado al montañismo y al triatlón, pero sus cualidades eran óptimas para el balonmano. El lateral madrileño fue quemando etapas hasta llegar a 1993 cuando, con 17 años, debuta en Liga ASOBAL con el Juventud Alcalá, donde jugará dos años y destacará, llegando a ser catalogado como una de las grandes promesas del balonmano español. En 1995 se proclama subcampeón del mundo junior con la selección española y uno de los equipos punteros del país, el Ademar de León, se hace con sus servicios.

Un año después, en 1996, comienza a entrar en los planes de la selección absoluta, con la que logra una plata en el Europeo y posteriormente será convocado para los Juegos Olímpicos de Atlanta. Antes de recibir esta noticia, fue galardonado por la ASOBAL como el mejor jugador junior. En la cita olímpica de la ciudad estadounidense, el combinado nacional realizó un gran torneo y logró traerse para España un bronce muy valioso, la primera medalla para el balonmano nacional en unos Juegos Olímpicos.

La carrera de Demetrio Lozano seguía al alza y ya se convirtió en uno de los habituales en las concentraciones de la selección. En 1997 fue nombrado mejor jugador absoluta de la Liga ASOBAL y un año después lograría otra plata en el Europeo de Italia. Tras tres años en el Ademar, el Barcelona, el equipo puntero de la Liga ASOBAL, fijó sus intereses en el madrileño y consiguió llevárselo a la Ciudad Condal, donde permaneció otros tres años.

En su primer año de blaugrana logró un "triplete": Liga ASOBAL, Copa del Rey y Copa de Europa, además de acariciar las medallas en el Mundial de Egipto, donde España quedó cuarta. El mejor año en cuanto a títulos para Demetrio fue el 2000, cuando revalidó el triplete con su club, el Barcelona, logró un bronce en el Campeonato de Europa de Croacia y también volvió a probar las mieles de la gloria olímpica en Sydney consiguiendo otro bronce.

En 2001, después de tres años en Barcelona, Demetrio Lozano decide probar experiencias nuevas y ficha por el Kiel alemán donde, en su primera temporada, logra ganar la Bundesliga y la Copa EHF, título que ganarían también en 2003. En 2004 decide volver a España, en esta ocasión en las filas del Portland San Antonio. En el equipo pamplonica logrará alzarse en 2005 con la Liga ASOBAL, pero meses antes lograría el título más importante de su carrera: el Mundial de Túnez con la selección española. Un año después reedita la medalla de plata en un Europeo, esta vez celebrado en Suiza.

En 2007 el lateral alcalaíno decide regresar al Barcelona, donde jugará otros tres años bajo la hegemonía del Ciudad Real, que le impedirá lograr tantos títulos en esta etapa como blaugrana, consiguiendo solo una Copa del Rey en 2008. A pesar de que su palmarés en su club no engordase en demasía, con la selección española viviría en Pekín 2008 su último día de gloria, consiguiendo otro bronce olímpico, con el que ya tenía tres y se convertía en el jugador de balonmano más laureado de la historia del olimpismo español, entrando también en el top-10 del general de deportistas nacionales. En 2010 abandona el Barcelona y ficha por el Caja 3 Aragón, equipo en el que milita actualmente con 37 años y en el que está realizando una gran campaña.

En resumen, Demetrio Lozano es uno de los artífices de que el balonmano español tenga el nivel tan alto que tiene ahora, junto a los Hombrados, Barrufet, Entrerríos, Juanín, Garralda, Iker Romero, Masip, etc. una generación que jamás se olvidará y de la que Demetrio es uno de los estandartes. Tres platas y un bronce europeos, un oro mundial, tres Ligas ASOBAL, una Bundesliga, tres Copas del Rey, dos Copas de Europa, dos Copas EHF y, sobre todo, tres bronces olímpicos, forman el palmarés del madrileño. Por todos estos títulos, por estar presente en casi todos los éxitos del balonmano nacional por su transcendencia en él, Demetrio Lozano se merece un hueco entre los Héroes Nacionales. 


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] la palabra balonmano. Lozano tiene el honor de ser el jugador de balonmano español con más medallas olímpicas para unir un total de 3 (Atlanta ´96, Sídney ´00 y Beijing ´08), [...]

    Deja un Comentario