Picadilly Circus, el centro de la vida londinense




Artículo orginal de Rubén Caramazana Gil

Picadilly Circus es uno de esos lugares que prácticamente todo el mundo conoce antes de viajar a Londres, su punto cero, su “plaza mayor”. ¿Y cuál es nuestra primera reacción cuando llegamos allí?: “Pues no es para tanto…”. En efecto, puede parecer que “no es para tanto”. Lo cierto es que ese ya histórico neón con el rótulo de SANYO, siempre guardado por la inconfundible fuente dedicada a Eros, el Dios del amor y del sexo, no pasan más allá de una plaza como tantas otras. De hecho, Picadilly Circus dista bastante de su “hermano” al otro lado del charco, el Times Square Garden de Nueva York.

Sea como sea, esa reacción se desvanece al cabo de unos segundos. Picadilly ¡sí! es para tanto. Picadilly es Londres, Picadilly es el centro de la vida londinense, es el lugar de encuentro, el epicentro de la juventud y la noche,Picadilly es único. Más que una plaza, es un conjunto que no nos podemos perder.

De día bullicioso y emblemático, por la noche Picadilly se enciende para convertirse en la puerta de salida de la vida nocturna londinense, muy en especial de los turistas. Bajo su espectáculo de paneles brillantes comienza un paseo en el que seremos “acechados” por tal cantidad de bares, pubs y comercios que ni siquiera los podremos abarcar. Si aun así estamos indecisos eso no será ningún problema: hasta decenas de personas – o personajes – se dedicarán a lanzarse sobre nosotros cual buitres carroñeros para convencernos de que su pub es el mejor. Si aceptamos nos llevarán hasta dicho lugar, donde un gustoso portero nos esperará con los brazos abiertos. Esta no siempre es la mejor opción, pero es una de tantas. Más adelante hablaremos detalladamente de la noche londinense y sus posibilidades.

¡Y atención! No os perdáis la impresionante tienda de deportes Lilly White’s, en la misma plaza de Picadilly. Absolutamente imprescindible entrar en ella si te gusta el deporte. Todo lo que puedas imaginar a unos precios muy bajos, pues Londres es muy caro, pero la ropa es una excepción.

Por último debemos saber cómo llegar hasta Picadilly. La cantidad deautobuses que llegan hasta allí es tan grande que resulta una proeza nombrarlos todos, así que os recomiendo la manera más cotidiana y “glamurosa” llegar: elmetro, por medio de su inconfundible “Picadilly Line”, la más famosa de todas las líneas londinenses – del mismo nombre que la plaza – o la “Bakerloo Line”,según más nos convenga.


Deja un Comentario