Bach conduce el olimpismo al futuro




Los 96 miembros del COI aprueban por unanimidad en Mónaco las 40 medidas de la Agenda 2020 que busca unos Juegos más sostenibles y rentables para los organizadores y flexibiliza la entrada y salida de pruebas. Madrid acogerá la nueva televisión olímpica

La 127ª sesión ordinaria del Comité Olímpico Internacional de Mónaco dio este lunes un paso hacía el futuro con la aprobación por unanimidad de las 40 medidas que renovarán el movimiento olímpico, condensadas en lo que se ha venido a llamar Agenda 2020, el año en el que empezarán a tener un reflejo efectivo. El nacimiento de una nueva televisión olímpica, la posibilidad de que algunos deportes de una edición olímpica pasen a celebrarse en otro país, la invitación del COI a presentarse candidato a sede y el cambio de concepto de deportes a eventos son los cambios más importantes de esta nueva era, impulsada por el presidente Thomas Bach desde que tomara posesión hace 15 meses.

Thomas Bach. Foto de Tony Barson

Thomas Bach. Foto de Tony Barson

Los 40 puntos en los que han trabajado 14 grupos de trabajo en los últimos meses marcarán la nueva hoja de ruta que guíe los pasos del organismo. Entre ellos, los hay más retóricos y más tangibles. Entre los últimos se encuadra la primera medida, que prevé una vuelta de tuerca al proceso de elección de las sedes olímpicas. El COI pasará a ser un personaje activo que invite a las ciudades a presentarse, favorezca los proyectos sostenibles desde el punto de vista económico y medioambiental y apoye financiando a la organización para que los gastos, que el COI pretende que se recorten, no corran solo a cuenta de las candidatas. Esos contratos, en busca de la transparencia, serán públicos. Durante el proceso de elección, además, se reducirán a cuatro las presentaciones de candidaturas y las visitas de la Comisión de Evaluación serán costeadas por el COI.

Este cambio conceptual coincide con el rechazo social que empiezan a tener las candidaturas olímpicas en varios países occidentales después de que Almaty y Pekin permanezcan como únicas opciones a los Juegos de Invierno de 2022 tras la retirada de las ciudades europeas que no encontraron apoyos internos a sus proyectos. Buscando ser atractivos y sostenibles para las posibles candidatas, el COI abre también la puerta a que algunas competiciones puedan celebrarse en otra ciudad del país o incluso en uno colindante, más allá de la vela y el fútbol, los dos deportes que hasta ahora podían tener una sede diferente.

El comité organizador, además, según el punto 10, podrá proponer al COI la inclusión de algún evento deportivo en la edición olímpica que organice, algo que abre la posibilidad de que el beisbol y el softbol puedan volver a los Juegos en Tokio 2020, ya que son dos deportes con arraigo en Japón. Precisamente otro gran cambio de filosofía será el cambio de los deportes a los eventos como base del programa olímpico. De pensar en 28 deportes que entran o salen en conjunto se pasará a una estructura de pruebas dentro de esos deportes.

El límite aprobado serán 310 competiciones de medalla en verano -en Londres 2012 se celebraron 302- y 100 en invierno -98 en Sochi este año- que tendrán que repartirse 10.500 y 2.900 deportistas respectivamente. Esta variación trasversal puede afectar a cualquier evento de cualquier deporte. El miembro del COI y expresidente de la Agencia Mundial Antidopaje, Dick Pound, advirtió que en su opinión podrían desaparecer la sincronizada y el triple salto, algo que contradijo el exatleta Sebastian Coe, pero que demuestra que ni siquiera las pruebas de los deportes más tradicionales tienen garantizada su presencia eterna. Lo que de momento no varía es la obligación de que los deportes invernales se disputen sobre nieve o hielo, lo que cierra el debate sobre la posible inclusión de pruebas que se celebran en invierno y no son ‘competiciones blancas’ como el cross o el ciclismo en pista.

Otra de las medidas a tener en cuenta, la 19, que propició un largo debate, será la creación de un nuevo canal de televisión olímpico que emitirá por Internet mezclando el archivo de competiciones históricas y la retransmisión de pruebas de deportes olímpicos, siempre fuera de los Juegos. Los ingresos por la venta de los derechos de retransmisión son la principal fuente de ingresos del COI y éste no tirará piedras contra su tejado. En el nuevo medio, que podría estar operativo en 2015, se invertirán 490 millones de euros en los próximos seis años, y tendrá la sede legal en Suiza pero su base estará en Madrid, ya que en la capital española se encuentra la Olympic Broadcaster Centre (OBS), el órgano del COI que gestiona los derechos televisivos de los Juegos.

En favor de la igualdad

Dentro de la lucha por un deporte limpio que propicia el máximo organismo olímpico se tomará una medida simbólica. Aquellos podios que con el tiempo cambien de composición por la aparición de casos de dopaje se volverán a representar mediante una nueva ceremonia publicitada. En la misma línea de modernidad se encuadra el punto 14, que modifica el sexto principio de la Carta Olímpica para incluir la discriminación por la orientación sexual como una de las actitudes incompatibles con el movimiento. La igualdad, ya recogida en ese documento, será más efectiva a partir de ahora con la intención de igualar al 50% la participación de hombres y mujeres y crear nuevas pruebas mixtas.

Entre las 40 nuevas indicaciones se recogen también otras más intencionales que habrá que concretar. El COI se compromete a revisar el nuevo papel de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se celebrarán en años impares desde 2023, buscará enganchar a los jóvenes, colaborar con la UNESCO para favorecer la enseñanza de los valores olímpicos en los sistemas educativos, colocar a los atletas en el centro del movimiento olímpico, proteger a los deportistas limpios, estrechar el vínculo con las federaciones internacionales o mejorar las relaciones con las grandes ligas profesionales para favorecer la participación de los mejores deportistas, implementar principios de transparencia, ética y el buen gobierno, contribuir al diálogo con la sociedad y revisar la composición de las comisiones del organismo.

Unanimidad en todo

Sin embargo, ninguna medida más dura de aprobar para los 96 miembros del COI que la que pretende rejuvenecer el organismo con un límite de edad de 70 años para formar parte de él, ampliable a 74 -un mandato más- en no más de cinco casos simultáneos. Ese, uno de los últimos puntos, también fue aprobado por unanimidad, lo que demuestra el control del organismo que ha adquirido Thomas Bach en poco más de un año. “Algunas decisiones no habrán sido fáciles de tragar por los miembros”, reconoció en clara referencia a esta última un presidente que ha marcado un claro cambio de rumbo en el movimiento olímpico tras doce años en los que Jacques Rogge continuó con el modelo implantado por Juan Antonio Samaranch en los años 80 del pasado siglo. “Espero que en 20 años pueda recordar este día con satisfacción y felicidad y, quizá, con un poco de alivio“, concluyó Bach en la rueda de prensa que cerró un día frenético e histórico para el organismo, que pretendía rubricar la Agenda 2020 en dos días y la resolvió en uno, despejando el martes para asuntos menores. Ahora, tras su gran victoria, a Bach le toca liderar el futuro y empezar a poner en práctica todo lo aprobado este lunes.

@Ismael_Prz


1 Comentario

  1. anto desouza dice:

    Oye,

    Veo su sitio web y su http://www.somosolimpicos.com impressive.I gustaría saber si el contenido o la bandera opciones de publicidad disponibles en su sitio web?

    ¿Cuánto en el caso que nos gustaría poner un artículo en su sitio?

    Aclamaciones
    anto desouza

Trackbacks/Pingbacks

    Deja un Comentario a anto desouza