Meteórica carrera




Marina Alabau logró el oro en Londres después de haber firmado una excelente carrera
Marina Alabau celebra el oro en Londres. Foto: RFEV

Marina Alabau celebra el oro en Londres. Foto: RFEV

La vela, esa disciplina que tantas y tantas alegrías da al deporte olímpico español, vio como Marina Alabau le daba el primer oro a la delegación española en Londres 2012. Tras años y años de entrenamiento en Tarifa y multitud de títulos desde que la base, la sevillana logró tan preciada medalla cuando la delegación española se estaba comenzando a impacientar por la tardanza del primer oro.

Marina Alabau (Sevilla, 31 de agosto de 1985) comenzó desde jovencita a practicar el windsurf en el Club Náutico de Sevilla surcando las aguas del Guadalquivir. En 1999, con 14 años, llegó su primer gran éxito cuando logra proclamarse campeona del mundo en categoría infantil. Tres años después disputó su primer preolímpico y en 2004, con 19 años, entró en el equipo de la Real Federación Española de Vela.

Pese a todo, sus éxitos se habían centrado en las categorías de base, pero en las superiores aun no había logrado nada. Eso cambiaría en 2006 cuando se alzó con la plata en el Mundial celebrado en Nago-Torbole (Italia). Esta presea le daría alas a Marina Alabau, que se alzaría con el entorchado europeo un año después en la ciudad chipriota de Limassol.

En 2008 regresó a un Mundial con la intención de mejorar su segundo puesto de Nago-Torbole, pero, pese a no bajarse del podio, no pudo lograr dicho objetivo. Fue bronce en el Campeonato del Mundo de Auckland (Nueva Zelanda) y reeditó el oro europeo en Brest (Francia). En esta temporada debutó como olímpica en Pekín, donde rozó la medalla con un cuarto puesto que le dejó una espinita clavada que más tarde se quitaría. Un año después, en 2009, no se le resistió nada. Logró de nuevo el oro europeo, esta vez en Tel-Aviv (Israel) y también su primera corona mundial en las aguas británicas de Weymouth que tan buena suerte le dan.

En 2010 logró su cuarto título europeo en la ciudad polaca de Sopot y un año después tan solo disputaría el Mundial de Perth (Australia), donde “pescó” un bronce. Sin duda, la mejor temporada de su carrera fue la de 2012, en la que logró tres oros. En Madeira (Portugal) se alzó con su quinto entorchado continental y en la ciudad filipina de Bocaray su segunda corona mundial. Las aguas de Weymouth verían de nuevo a Marina inaugurar su palmarés en una competición grande. Si en 2009 logró su primer oro mundial, en esta ocasión se alzaría con el primer oro olímpico de su carrera en su segunda participación. Además, se alzó con el  título olímpico con una superioridad aplastante.


Deja un Comentario