Iván Raña; el primer gran triatleta español




Antes del éxito alcanzado por Gómez Noya en los Juegos Olímpicos y sus dos Mundiales existía un hombre que tiene mucha culpa de que el triatlón se haya asentado tan bien en España, Iván Raña. Nacido en Ordes, La Coruña, desde que era joven tuvo grandes momentos como triatleta:

Con 21 años se estrenó en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 donde consiguió un quinto puesto en una magnífica carrera, venciendo a grandes como Simon Lessing. Acababa de subir ese año a categoría élite, después de haber demostrado estar a un nivel espectacular en categoría junior. Desde ese año y hasta 2004 viviría sus mejores momentos como triatleta, consiguiendo tres Copas del Mundo de la ITU, dos Campeonatos Europeos y un Campeonato Mundial en 2002, su mayor logro.

Por desgracia en 2004 debido a ciertos problemas físicos su rendimiento no fue el mejor. En Atenas consiguió el 20º puesto y tardaría en volver a subirse al podio de nuevo. En la Copa del Mundo de Madrid en junio de 2006 consiguió la plata compartiendo podio con Javier Gómez Noya, que ya estaba comenzando a aparecer. Consiguió la misma hazaña un año después esta vez con el bronce, cuando parecía que recuperaba su mejor versión cerca de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Justo antes de esa cita, consiguió un primer puesto en la Copa del Mundo de Kitzbuhel tras cinco años sin subirse a lo más alto en una gran carrera, lo que le dio un empujón increíble para conseguir otra fantástica 5ª plaza en sus terceros Juegos Olímpicos.

Tras años de éxitos en el triatlón, Iván Raña tenía algo pendiente; en varias ocasiones declaró que siempre le habría gustado participar en el ciclismo profesional, y en 2009 fichó por el equipo Xacobeo Galicia aunque de nuevo las lesiones hicieron mella en su físico y al año siguiente volvió a participar en el triatlón.

Su vuelta al principio no fue demasiado buena pero para la temporada de 2011 con el inicio de la carrera olímpica hacia Londres volvió a cosechar grandes resultados, sobre todo al final de temporada. Todo esto hacía presagiar que si España aseguraba las tres plazas olímpicas, él, junto con otro compañero, iría con Gómez Noya a Londres, lo que significarían sus cuartos Juegos Olímpicos.

Por desgracia no pudo competir en tres meses, y tanto Mario Mola como Josemi Pérez, los otros candidatos a ir a Londres le estaban recortando puntos. La Federación Española de Triatlón dijo que los elegidos para Londres se decidirían por puntuación, a diferencia de lo que hizo por ejemplo Gran Bretaña que optó por estrategia de equipo.

Tras competir en Mooloolaba, en las Series Mundiales de Sydney tuvo que retirarse, aunque quiso seguir participando ya que lo necesitaba para asegurarse la plaza. Volvió para el Europeo de Eilat que ganó Gómez Noya y donde Mario Mola consiguió un 6º puesto que le condujo por delante del gallego en la clasificación.

Pese a un buen resultado en la Copa del Mundo de Huatulco, en las dos últimas pruebas puntuables no pudo estar a su mejor nivel, quedando en las Series Mundiales de San Diego el 28 y en Madrid el 44, siendo superado por Josemi Pérez en la clasificación para los Juegos de Londres 2012.

Ahora el gallego ha decidido dar un giro a su carrera hacia la larga distancia, la modalidad Ironman (3,86 km a nado, 180,25 km en bici y 42,2 km a pie). El gallego comenzó su entrenamiento este pasado mes de agosto, y su estreno se espera para el 25 de noviembre en Cozumel. Seguro que tras tantos éxitos en distancia olímpica consigue estar en plena forma para los Ironman que dispute, ya que es el primer gran triatleta español, algo que nunca se debe olvidar.


Deja un Comentario