Hancock, el piloto y la decepción de Aramburu




Juan José Aramburu necesitaba un milagro para acceder a la final de Skeet, la disciplina en la que fue campeón mundial en 2011, y lejos de lograrlo, empeoró su rendimiento. El 24 sobre 25 de su cuarto disparo le dejaba virtualmente fuera de los seis finalistas. Quizá desmotivado, el irundarra cerró con 22 aciertos en su quinta serie que lo dejaron en la 23ª posición.

Ya en la final, el estadounidense Vincent Hancock batió el record olímpico con 148 disparos de 150 posibles (123 en la ronda de calificación más unos insuperables 25/25 platos rotos en la final. El danés Golding se colgó la plata y el catarí Al Attiya subió al último cajón del podio tras el desempate. El tiro no es la única ocupación del medalla de bronce. En 2011 ganó el rally Dakar en la categoría de coches.


Deja un Comentario