Balas y velas, de España a Río




El deporte español consigue en casa sus primeras diez plazas en los Juegos Olímpicos de Río 2016 gracias a las dos logradas en el Mundial de Tiro de Granada y a las ocho sumadas con cinco barcos en el de Vela de Santander. Fátima Gálvez y Marina Alabau se colgaron una plata en cada una.

España estará en los próximos Juegos Olímpicos de Río. Era algo evidente, pero tenía que empezar a confirmarse con los primeros clasificados para la próxima cita olímpica, algo que, tras el desastre del Mundial de Baloncesto, ocurrió en los dos siguientes campeonatos universales celebrados en casa, el de tiro olímpico en Las Gabias (Granada) y el de vela en Santander. Dos oportunidades de oro para asegurar deportistas en dos especialidades que reparten medallas con generosidad que, pese a los diez puestos conseguidos en siete disciplinas distintas, dejaron el regusto amargo de lo que podría haber sido mejor. Con el factor cancha y el público a favor, España solo consiguió subir al podio una vez en cada mundial, gracias a dos mujeres andaluzas y ya olímpicas: Fátima Gálvez se colgó la plata en skeet en Granada mientras Marina Alabau pisó igualmente el segundo escalón del podio en la clase RS:X en tierras cántabras -la medalla de Gálvez arrastró a un bronce por equipos, una medalla inútil a efectos olímpicos. Dos platas que se quedan por debajo del oro y el bronce que en el caso de ambos deportes se lograron en los últimos mundiales con todas las categorías de ambos deportes, en territorios más desconocidos como Munich -Mundial de tiro, 2010- y Perth -Mundial de vela, 2011-.

Fátima Gálvez. Foto de ahoragranada.com

Fátima Gálvez. Foto de ahoragranada.com

A falta de 23 meses para Río, la veterana policía Sonia Franquet abrió una larga lista que se irá llenando de nombres hasta julio de 2016. El pasado viernes 12 la tarraconense de 34 años logró el pasaporte tras terminar sexta en la prueba de pistola de 10 metros, donde fue 14ª en Pekin y 26ª en Londres. Franquet consiguió igualmente puesto de finalista, 8ª, en pistola de 25m, aunque hasta ahí no alcanzaban las plazas olímpicas directas, que variaban en premiar de dos a seis puestos dependiendo de la prueba.

Minutos después, ya en el exterior del recinto, Fátima Gálvez se redimía de su mala puntería de los últimos Juegos Olímpicos, donde terminó quinta tras luchar la medalla hasta el final y, además de clasificarse para Río en foso olímpico llegaba a la final, firmaba en ella un pleno, 15 disparos acertados de 15 posibles que, sin embargo, no la servían aún para ganar. En su misma situación se encontraba la alemana Katrin Quooss, con quien Gálvez se tuvo que jugar el oro en un desempate que empezó de manera desastrosa para la cordobesa. Llegaron los nervios y dos errores se montaron en la mochila como un peso insoportable. Y eso que la teutona también falló el segundo y el quinto tiro. Después de una final perfecta, la competición otorgaba una segunda oportunidad en una prórroga de errores. En igualdad llegaron hasta la décima ronda. Ahí Gálvez volvió a fallar en la diana y Quoos no iba a ceder más terreno en los siguientes cinco tiros. Con 13-12 resolvieron la batalla por el oro y la cordobesa firmó la única medalla en el Mundial en pruebas olímpicas.

El bronce colectivo en el mismo foso iba a llegar por el buen rendimiento de Eva Clemente (11ª) y de María Quintanal (11ª), en su vuelta a la competición con España diez años después de ser subcampeona olímpica en Atenas -única medalla de este tipo de este siglo-, emigrar a la República Dominicana por la falta de apoyo federativa y regresar a su país natal. En el apartado femenino, también Itsaso Fagoaga fue 46ª y Pilar Calvo 52ª en skeet; Paula Grande 36ª, Nuria Vega 59ª y Ana Álvarez 77ª en carabina de 10 metros; y no pasaron del 25ª puesto por equipos en la carabina de 50 metros.

Sonia Franquet. Foto de Álex Cámara.

Sonia Franquet. Foto de Álex Cámara.

En cuanto a los hombres, su rendimiento decepcionó. El donostiarra Juan José ‘Kako’ Aramburu, campeón mundial en 2011, no pudo lograr aún el billete a Río tras ser octavo en skeet, a pesar de ser el mejor del equipo masculino. En una prueba que llegó a dominar buena parte del campeonato, Kako se hundió en el momento definitivo y se sumó a las notables sorpresas de la prueba, como la del campeón olímpico estadounidense, Vicente Hancock. En la misma prueba ni siquiera entraron entre los 100 primeros Manuel Tur e Iraitz Echeverría.

Otro ilustre del tiro español, Alberto Fernández, que inauguró las clasificaciones para Londres con su título de 2010, esta vez no pudo pasar de la 19ª plaza en foso, donde Antonio Bailón fue 73º y el olímpico Jesús Serrano fue 76º. También estuvo lejos de su mejor rendimiento el diploma olímpico Pablo Carrera, 59º en pistola de 10 metros por detrás de Javier Sánchez (47º) y por delante de Francisco Hernández (81º). En 25m, el también olímpico Jorge Llames terminó 37º, Pablo García 46º y Tomás Cambeses 53º. En 50m, Pablo Carrera fue 31º y Javier Sánchez 48º. Ya en la carabina, el olímpico Javier López fue 11º en 10 metros, 18º en 50 metros tendido y 53º en 50 metros en tres posiciones.

China lideró el medallero con siete oros individuales, los mismo que Alemania. Por detrás, se clasificaron Rusia, Italia, Francia y Estados Unidos, mientras que España apareció en su casa en el puesto 27º. El resto de plazas para Río se otorgarán a lo largo de las distintas copas del mundo que tendrán lugar en 2015 y, ya en menor medida, una por torneo, en los diferentes campeonatos continentales de los dos próximos años.

Cinco barcos, rumbo a Río

Pasó una semana desde la plata de Gálvez, y con el tiro ya clausurado en Granada, desde Santander llegó, tras siete días de Mundial, la primera medalla española gracias a la campeona olímpica de RS:X, Marina Alabau. La sevillana remontó en la clase de windsurf y, aunque quedó muy lejos del oro de la francesa Charline Picon (27 puntos), y consiguió la plata por un mayor número de segundos puestos ante las israelí Maayan Davidovich, con la que empató a 67 puntos. Tras ser madre, Alabau demostró la competitividad que la llevó al oro de Londres. Tras un inicio dubitativo firmó un segundo puesto en las regatas sexta y novena y remató al final con victoria y otro segundo puesto, para llegar a la ‘medal race’ con la única necesidad de mantener a raya a la israelí. Un 12º puesto en una regata táctica en la que entró entre los gritos de ‘Marina, Marina’ de la afición española le valió a Alabau para colgarse el único metal velístico en las aguas de Santander y asegurar, de paso, su pasaporte a Río. Blanca Manchón, 11ª, entró entre las 13 primeras con derecho a Juegos de no ser porque solo hay una plaza por país, la que le tendrá que pelear a Alabau.

Marina Alabau. Foto de Mick Anderson.

Marina Alabau. Foto de Mick Anderson.

Allí también estará su homólogo Iván Pastor, al que un 13º puesto en RS:X, la clase que estuvo a punto de desaparecer del programa olímpico, gracias, sobre todo, a su buen inicio, le sirvió para estar entre los 18 que en su clase sellaban el pasaporte a Río. Joan Carles Cardona (21º) no quedó lejos, aunque España ya tenga amarrada la plaza -son para el país, no nominativas, por lo que a los Juegos podría ir alguien diferente a Pastor-.

Fueron sin embargo Jordi Xammar y Joan Herp los segundos mejores en el Mundial tras Alabau. Su séptimo puesto en la general de la clase 470 les abrió la puerta a su primera experiencia olímpica, asegurada con dos segundos puestos, uno de ellos en la regata definitiva por las medallas, y un tercero. El otro barco prestigioso de España en esta clase, el del ya olímpico Onán Barreiros y su nuevo compañero Juán Curbelo terminó 21º.

El último puesto entre los ocho mejores lo lograron, con un octavo, Tamara Echegoyen y Berta Betanzos en 49er FX, que les metió entre los diez mejores que van a Río. En una competición de más a menos, y con una victoria en la cuarta regata, la nueva pareja entre la campeona olímpica en la ya desaparecida Match Race en Londres y la campeona mundial en 2011 en 470, estrenará a España en una clase que debuta en el programa olímpico.

El último de los pasaportes a Río lo lograron en 49er, por los pelos, los hermanos Paz, Antón, el campeón olímpico de Tornado en 2008, y Carlos, en una competición muy irregular, con grandes altibajos, en la que dos segundos puestos fueron suficientes para, por seis puntos, asegurar el décimo puesto, último de los que daban la clasificación. En esa clase, los autores de la clasificación para Londres -aunque luego acudieron Iker Martínez y Xabi Fernández- Arturo y Federico Alonso, se hundieron hasta la 35ª posición.

470 masculino. Foto de Mick Anderson

470 masculino. Foto de Mick Anderson

Con los resultados obtenidos, España queda pendiente de clasificar embarcaciones para Nacra 17, 470 femeninos, Láser y Láser Radial y Finn. La ruta para lograrlo se escribe ahora en los mundiales de 2015, que, a diferencia de estos, se disputan por separado en lugares y fechas distintas en cada clase y, otorgan entre tres y nueve plazas según la categoría, y en los Europeos de cada clase de los próximos años, que solo otorgarán una última plaza. Esas serán las urgencias que tendrán que afrontar, por ejemplo, Tara Pacheco, campeona mundial de 470 en 2011 junto a Berta Betanzos, e Iker Martínez, doble medallista olímpico en 49er. La lesión en el brazo de la primera les hizo amarrar el barco a las primeras de cambio y la previsible participación de Martínez en la Volvo Ocean Race que le hará viajar por el mundo unos cuantos meses el próximo año, complicará la preparación en una clase que debuta en los Juegos y donde la pareja española prometía grandes resultados.

En Láser, el mejor entre los españoles fue Joaquín Blanco, que no apareció hasta el puesto 64º, y en Láser Radial Martina Reino (40ª), que incluso superó a la ya olímpica Alicia Cebrián, muy decepcionante con su 48ª plaza. En Finn, el mejor, 24º, terminó Pablo Guitian. En 470 femenino, nadie se acercó a las diez primeras plazas que daban el acceso olímpico, aunque tres barcos demostraron estar muy parejos. En las posiciones 20ª, 21ª y 22ª acabaron, respectivamente, Marina Gallego y Fátima Reyes; Bárbara Cornudella y Sara López, y Patricia Cantero y Ángela Pumariega, la última, también campeona olímpica en Match Race. Su tercera compañera de oro en Londres, Sofía Toro, también manejó las velas en esa clase con un 46º puesto junto a Laura Sarasola.

El Mundial, con poca proyección nacional pero éxito de público en la ribera santanderina, que acudió a presenciar las regatas y participar del acontecimiento, sirvió para el lucimiento de Francia, con tres oros, por delante en el medallero de Holanda, dos, Nueva Zelanda, Australia y Gran Bretaña. España y su plata terminaron en décima posición.

@Ismael_Prz


Deja un Comentario