Alberto Fernández, bronce en la Final del World Cup de Foso Olímpico




El español Alberto Fernández se ha colgado hoy el bronce en la Final del World Cup de Foso Olímpico que se ha disputado en Gabala (Azerbaiyán). Fernández que había encaminado ayer su clasificación para la lucha por las medallas, la cerró en el día de hoy consiguiendo meterse entre los mejores y después colgarse el bronce al cuello en la final. Antonio Bailón, el otro español en la prueba, siguió con su mala racha y finalizó la competición en último lugar con 113 platos rotos de 125 posibles.

Foto: @tirolimpicoRFE

Foto: @tirolimpicoRFE

Una bronce que bien podía haber sido una medalla de otro color o no ser ni medalla debido al gran nivel que exhibieron hoy los tiradores de Foso Olímpico. Tras confirmar su plaza en la final con un pleno y un 24 en las dos rondas de tiro restantes de la calificación, Alberto Fernández se metía en la lucha por las medallas en 6ª y última posición de finalista con 122 platos de 125 posibles. Estos números mostraban el gran nivel que había, un grado de acierto que fue aún mayor en la fase final. En la primera parte de esta gran final, el tirador español consiguió romper los 15 platos, algo que debería haberle asegurado una plaza entre los dos mejores y así luchar por el oro, pero no fue así ya que hasta otros 3 tiradores consiguieron hacer pleno. Por lo tanto había que acudir a los platos de desempate para decidir que dos tiradores lucharían por oro y plata y que dos por el bronce. En esta lucha a vida o muerte, Alberto Fernández fue el primero en caer fallando el 6º plato de esta ronda de desempate. 3 platos después caía el indio Sandhu, rival de Alberto por el bronce. En la lucha por el bronce, el tirador español volvió a demostrar su magnífico nivel consiguiendo un pleno que le iba a aupar al tercer cajón del podio. Una empresa que no fue fácil ya que su rival en esta luchar por el bronce rompió 14 platos.

Un bronce de auténtico nivel el conseguido por Alberto Fernández que tuvo que hacer pleno de 30 platos en las dos rondas de la final para subirse al podio. El desempate decidió el ganador de esta magnífica prueba que fue el italiano Fabbrizi que se impuso a su compatriota Pellielo en el desempate. Una agónica final en la que se tuvieron que lanzar los 15 platos previstos y 19 más en el desempate para conocer un ganador.


Deja un Comentario