Rutina y renovación en Roland Garros




La primera semana de Roland Garros nos deja unos cuartos de final similares respecto a presencia española. Sin embargo, es mucho más relevante el protagonismo de nuestras dos chicas, Carla Suárez y Garbiñe Muguruza, repitiendo una situación que no ocurría desde el año 2000, con nuestras leyendas Arantxa Sánchez-Vicario y Conchita Martínez. Más acostumbrados nos tienen Rafa Nadal y David Ferrer a presentarse en rondas finales, por ello no sorprende su duelo fraticida en cuartos.

Garbiñe Muguruza.

Garbiñe Muguruza.

Garbiñe está viviendo su mejor momento tenístico, con apenas 20 años. Su prodigiosa victoria ante Serena Williams por un explosivo 6-2,6-2, la encumbra a la élite. Un salto cualitativo que ya se inició a principios de año con el torneo de Hobart, pero con la sensación actual de que puede vencer a cualquiera. Serena le afirmó que de seguir a este nivel podría ganar Roland Garros y ante Sharapova la hispano-venezolana tiene una piedra de toque casi definitiva para sus aspiraciones.

Carla Suárez también ha alcanzado una madurez excepcional. Ha logrado este año su mejor ranking, encara mejor los partidos importantes y ha igualado los cuartos del Gran Slam parisino de hace seis años. Ella y Muguruza no solo forman un dúo magnífico y de calidad por separado, sino que de doblistas también se manejan de maravilla. Los cuartos de final son para ellas, tanto en individuales como en pareja.

Por otro lado, nuestros chicos siguen el rumbo establecido. David Ferrer es un seguro de vida en París y solo ha cedido un set, más incluso que Rafa Nadal, impoluto en lo que llevamos de torneo. La única preocupación del balear, esa espalda que tanto le perjudicó en la final de Australia. Si le respeta, su estatus de máximo favorito seguirá imponiéndose, junto con Novak Djokovic.

Mencionar también las caídas de algunos gigantes del circuito tanto de la ATP como de la WTA. En estos primeros siete días han desaparecido jugadores como Almagro, Wawrinka, Nishikori, Na Li, Serena Williams, o el mismo Roger Federer. La igualdad en ambos cuadros se hace notar cada torneo aún más.


Deja un Comentario