Roger Federer vence al tiempo y consigue su séptimo Wimbledon




Llega el momento decisivo del partido, Roger Federer resta para evitar el tie break en el segundo set cuando su rival, Andy Murray, manda un set arriba en el marcador y está dando mejores sensaciones tras superas algunas bolas comprometidas durante su servicio. El marcador se pone 30-30 y el jugador suizo gana dos puntos como sólo él lo puede hacer. El resto del partido es historia (4-6, 7-5, 6-4, 6-4) y más después de cubrirse la pista por culpa de la lluvia. En Indoor Roger Federer se volvió casi invencible jugando su mejor tenis, dominando incluso al resto y desplegando el mayor repertorio de golpes que hoy en día puede ejecutar un tenista.

Andy Murray consiguió anular al tenista de Basilea durante los dos primeros sets del encuentro con un juego agresivo y liberado de errores hasta que el genio suizo despertó. A partir de ese momento sólo le quedó agarrarse a su primer servicio retrasando lo inevitable. El jugador escocés no pudo hacerse con su primer grande y romper la maldición que ha dejado a los británicos si un campeón local desde hace 76 años. Pero si ha dado un paso adelante en su objetivo de ganar un Grand Slam al demostrar que sí está a la altura de los tres mejores del mundo.

Parecía algo imposible, parecía que su tiempo ya había pasado, pero Roger Federer se ha alzado con su séptimo Wimbledon (su décimo séptimo Grand Slam), igualando a William Renshaw y Pete Sampras, para recuperar el número uno y batir el record de semanas (286) en la cima del tenis mundial. Ahora llegan los Juegos Olímpicos. Una distancia corta, a tres sets donde muchos decían que ya sólo era capaz de ganar, para conseguir el oro en individuales y completar una carrera ya legendaria. A sus treinta años Roger ha vencido al tiempo y ya nadie duda de que sea el mejor tenista de la historia. 


Deja un Comentario