Nadal ha vuelto y para quedarse




Rafael Nadal ha derrotado en la final de India Wells a Juan Martín del Potro (4-6, 6-3, 6-4), haciéndose con su vigésimo segundo Masters 1000  y superando los veintiuno conseguidos por Roger Federer. Sin embargo, esta victoria significa mucho más que un título para el tenista mallorquín, por la grave la lesión que le ha tenido siete meses en el dique seco, privándolo de los JJ. OO., y porque llevaba desde 2010 sin logar ningún torneo sobre cemento. Además, Nadal no ha vuelto sólo ganando, sino jugando a un gran nivel.  Se ha mostrado más agresivo que nunca, apoyándose en su potente derecha y en un  renovado revés cruzado más incisivo de lo acostumbrado, y, todo ello, sin haber perdido ni un ápice de velocidad en las piernas, pudiendo así ser el Nadal de siempre, el que devuelve bolas imposibles y el que se convierte en un verdadero muro para los rivales.

Nadal con el título de Indian Wells. Foto bnpparibasopen.com

Nadal con el titulo de Indian Wells. Foto bnpparibasopen.com

Tras un sorprendente regreso, Nadal se enfrentaba a su gran prueba de fuego en el torneo de Indian Wells. En los cuartos de final le tocó medirse a Roger Federer. Partido que a priori serviría para medir el estado de forma del jugador español y en el que acabó imponiéndose con facilidad. El tenista suizo estuvo muy por debajo su nivel, lastrado por su maltrecha espalda. Su derecha fue inofensiva, mientras que con el revés exhibió una imprecisión exagerada.  En cambio, Nadal estuvo impecable, forzando los errores del tenista suizo con sus ataques hasta que éste tuvo que rendirse ante el poderío del inapelable revés cruzado del mallorquín. El cruce de semifinales también fue sencillo para Rafael Nadal, que ganó con contundencia a Tomas Berdych.

La final fue una historia distinta. Juan Martín del Potro demostró todo su poderío en las primera fase del partido, desbordando al jugador español con su derecha y frustrándole al salvar muchas de las bolas de break que se le presentaban en su contra. El partido fue avanzado y del Potro se fue desmoronando. Rafel Nadal fue ganando metros en la pista y, entonces, comenzó a imponer su derecha ante un tenista que empezaba a acusar el desgaste de los duelos precedentes. La derecha del argentino dejó de ser incontestable y Nadal comenzó a cubrir lo inabarcable.  Del Potro, ante semejante frontón, que además le respondía con una contundencia que eran demasiado para sus pesadas piernas, no tuvo margen para la reacción y acabó por sucumbir ante el tenista mallorquín.

Nadal estaba más feliz que nunca con el trofeo entre sus manos, con la prueba de que todavía le queda tenis para rato. Ha renunciado a Miami para centrarse en la temporada de tierra, donde tiene la confianza de mantener su incuestionable supremacía.  Al otro lado quedó un derrumbado y exhausto Juan Martín del Potro, que no obtuvo ningún premio a pesar de haber derrotado a los dos tenistas que están en mejor forma del circuito (Andy Murray y Novak Djokovic). Aunque sí puede sentirse satisfecho por el increíble juego que ha desplegado, la demostración irrefutable de que puede vencer a cualquiera de los grandes.


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] física no se visto mermada y su mentalidad y confianza se mantienen como en épocas anteriores. Su exhibición en Indian Wells lo confirma. Es claro [...]

    Deja un Comentario