Los JJ.OO. y el tenis




Novak Djokovic, durante la celebración de su tercer Open de Australia, se acercó a su novia, le puso la medalla que acababa de ganar en el cuello y le dijo: “las dan iguales en los Juegos”. Estábamos en enero y faltaban siete meses para su inicio. Antes se disputarían dos Grand Slams, entre ellos Roland Garros (torneo que todavía no ha ganado el jugador serbio), pero él ya estaba pensando en la cita olímpica. Entonces, ¿A qué altura sitúan los tenistas la medalla más ansiada por casi todos los demás deportistas? La respuestas ya nos la ha dado el número uno: para los gigantes del circuito, para aquellos que han conquistado algún “grande”, es seguramente el trofeo más importante del año.

El tenis es un deporte universal y muy profesionalizado, cuyo circuito mueve cantidades extraordinarias de dinero para tratarse de un deporte individual y no necesita esperar cuatro años para cobrar verdadera relevancia. Pero las Olimpiadas tienen algo que ninguna otra competición puede llegar a brindar: una gloria que es el verdadero sueño y la máxima ambición de casi cualquier deportista. El tenista que ha conseguido más éxitos en la última década: Roger Federer, que ha ganado todo a lo que uno puede aspirar en el mundo de la raqueta , no se ha bastado con eso y ha continuado compitiendo al más alto nivel con la ilusión, entre otras, de conseguir el oro olímpico en la categoría individual; porque, a pesar de haberlo logrado en dobles junto a su compatriota Stanislas Wawrinka en Pekín 2008, para un jugador que se ha colocado en las más altas esferas de la historia del tenis, esta hazaña sabe a poco. Además, al disputarse en Wimbledon se le ofrece el escenario perfecto, allí comenzó su leyenda al derrotar a Pete Sampras con tan sólo diecinueve años y fue su santuario hasta que un tenista español irrumpió para finalmente destronarlo. A nadie se le ocurriría un lugar mejor para que el ex número uno regrese a la cúspide del tenis mundial.

El único jugador que va ir a Londres 2012 y ya sabe lo que es la gloria olímpica es Rafael Nadal, que puede convertirse en el primer tenista en conquistar por partida doble el oro olímpico en individuales. También tiene serias opciones de medalla en la categoría de dobles, donde sorprendentemente competirá junto a Marcel Granollers, en lugar de Marc López con el que ha conseguido ganar todas las finales que ha disputado (Doha 2009 y 2011 e Indian Welles 2010 y 2012). Pero parece que el número dos del mundo no sólo va a asistir a Londres para competir, sino que el Comité Olímpico Español (COE) ha cambiado el reglamento para elegir al abanderado de la delegación española con la intención de que sea Rafa Nadal quien porte la bandera de nuestro país durante la inauguración de los Juegos Olímpicos, aunque la inesperada selección de Iker Martínez y Xabi Fernández por parte de la federación española de vela sitúa a estos dos regatistas como los encargados según la normativa, quedando las opciones del tenistas español reducidas a una no tan improbable renuncia por razones deportivas. Y no nos olvidemos de Andy Murray que tiene la obligación moral de dejar en un buen lugar a la Corona Británica y a la Reina en su propia casa.

Todos estos indicios nos llevan a pensar que los JJ.OO y el tenis están más unidos que nunca, con sus grandes estrellas ansiosas por desplegar su talento en los jardines londinenses. De esta forma, no es extraño que los aficionados al tenis tengamos incluso más expectativas con el desarrollo de los Juegos que con cualquiera de los Grand Slams del año.


Deja un Comentario