Doble ración de hierba




Los aficionados al tenis podrán saborear una temporada de hierba más larga de lo normal: Wimbledon y el torneo de tenis de los JJ.OO. se disputarán en apenas mes y medio. Esto supone que el Gran Slam londinense supondrá una fantástica toma de contacto para los favoritos al oro olímpico.

Wimbledon ya tiene la suficiente importancia como para considerarse el torneo más prestigioso del mundo. Este año servirá además como preparatorio para unos Juegos que pueden ser de los más disputados. Objetivo de los más grandes, y simbólicamente para Andy Murray por jugar en casa, el torneo de los JJ.OO.  podría ofrecer la posibilidad de cambiar ciertas reglas respecto al Gran Slam tradicional.

Uno de esos cambios radicará en la vestimenta. La organización va a permitir que cada jugador use el uniforme que prefiera (podrían ser los colores nacionales de cada uno) en lugar del clásico blanco que se usa en Wimbledon. Por otra parte, existen, en mi opinión, ciertos riesgos que pueden oscurecer la disputa del campeonato.

Uno de los problemas que se pueden dar es el desgaste del césped londinense al disputarse tantos partidos en un intervalo de tiempo reducido. El personal de mantenimiento tendrá que estar a la altura para que las pistas se mantengan en condiciones óptimas durante las olimpiadas. Algunos jugadores, como Roger Federer, han comentado que las superficies de Wimbledon han ido perdiendo esa velocidad y bote que las caracterizaba. Hay que recordar que la central del All England tiene un césped con 8 estrictos milímetros de altura y requiere de unos cuidados extremos.

Otro de los inconvenientes que se puede encontrar la organización es la inestable meteorología de Londres, que ya obligó a retrasar jornadas enteras de Wimbledon en años pasados. Si bien es cierto que la central cuenta ahora con un techo retráctil que soluciona completamente la situación, las demás pistas no tienen este recurso, y el torneo, que apenas dura una semana, podría demorarse.

No obstante, no han de ser motivo para estropear la fiesta del tenis. La capital londinense se convertirá en la cuna del deporte de la raqueta durante este 2012, al ser  nuevamente sede del Torneo de Maestros al final del año.


Deja un Comentario