Australia es de Novak Djokovic




349C8D680E004B8EAABDF702EA0E69A6

Ceremonia de entrega de trofeos del Abierto de Australia. Foto http://es.atpworldtour.com

Nos encontramos en una época dorada del tenis en la que cuatro nombres que no hace falta pronunciar se reparten con una feroz competitividad los grandes torneos del año. Esta situación nos ha podido hacer creer que hasta las rondas finales no comienza la verdadera competición. Cuando se sortean los cuadros de cualquier Grand Slam lo primero que se miran son los más que probables cruces de semifinales. Así es difícil comprender por qué Novak Djokovic se rompe su camiseta con una furia indescriptible tras ganar a Stanislas Wawrinka (6-1, 7-5, 6-4, 6-7, 12-10) en la cuarta ronda del Open de Australia. Un gran campeón sabe que muchos torneos se deciden cuando uno saber ganar cuando ha sido peor.

Después el serbio fue imparable y se convirtió en el primero en alzarse con tres Abiertos de Australia de forma consecutiva en la era Open. Se deshizo de Berdych y Ferrer sin problemas y pudo recuperarse del duro partido contra el tenista suizo. En la final se encontró con un Andy Murray fundido, que sólo pudo aguantar dos sets ante el tornado de los Balcanes. El británico se hundió tras perder el segundo set en el tie break. Sabía que, tras el duro partido contra Roger Federer que por una vez en su carrera había sabido tirar de experiencia para llevar al quinto set un encuentro en que se había mostrado en todo momento inferior a su rival, ya no podría mover sus piernas de plomo durante los infernales intercambios desde el fondo de la pista.

Novak Djokovic demostró ser un atleta que se crece ante la adversidad, un deportista que saca todo su carácter en los instantes del todo o nada y que sabe que hace falta mucho más que talento para convertirse en un verdadero campeón. A Murray, en cambio, le faltó garra y poderío físico. Nadie duda de que una nueva rivalidad haya nacido, lo único que nos queda por descubrir es si Roger Federer y Rafael Nadal les van a dejar solos.


Deja un Comentario