Andy Murray pide revancha




El británico Andy Murray ha derrotado a Novak Djokovic (7-5, 7-5) y se ha clasificado para la final olímpica. Allí le espera Roger Federer quien ya le ganó hace unos pocos días en la final de Wimbledon en el mismo escenario. Ya tiene la plata, pero en este caso sería demasiado amarga. Todavía no ha ganado un Grand Slam. El torneo olímpico no es lo mismo, sin embargo está en casa, son los Juegos Olímpicos de Londres, es la hierba de All England Club. Sería algo verdaderamente grande si consigue el oro, la prueba definitiva de que está junto a los tres primeros del ranking mundial, el empujón definitivo para hacerse con un "grande".

Quizás en muchas ocasiones la grandeza de un deportista no se refleja en los resultados. Andy Murray puede ser un buen ejemplo. Hoy ha vencido a Novak Djokovic a lo campeón. Ha sido un partido muy intenso que se ha mantenido en equilibrio hasta los instantes finales de cada set. Saltaban las chispas, nadie sabía para donde podía inclinarse la balanza. Ambos sufrían, el escocés intentaba dominar dando agresividad a sus golpes y tratando de mover a su rival; el serbio se defendía y contraatacaba. Sin embargo, en los juegos claves Andy Murray fue mejor, rompiendo justo antes del tie break, es decir, como lo hacen los grandes tenistas. A Novak Djokokic le faltó en cambio la ambición y la voracidad que mostró la temporada pasada y al final sucumbió ante el jugador británico que ha conseguido llegar hasta la final alentado por un público que no paraba de gritar "¡Murray, Murray!". 

El domingo se disputará la final. Gane o pierda, Andy Murray es un de los grandes de este deporte.

 


Deja un Comentario