Andy Murray asciende al Olimpo del tenis




Se repetía en el All England Club el duelo Federer-Murray. En Wimbledon venció el suizo que recuperó el número uno del mundo, en los JJ. OO. Andy Murray tomó la revancha y se hizo con su primer gran torneo, dejando a Roger Federer sin el último que le faltaba. Por fin el tenista escocés ha hecho tangible su tenis, por fin su juego tiene una recompensa material: el oro olímpico. Una medalla que en los Juegos Olímpicos de su país, que en la pista central de Wimbledon, donde durante toda la competición fue alentado por un público que fue más británico que nunca, y que contra el mejor tenista de todos los tiempos, al que derrotó contundentemente (6-2, 6-1 y 6-4), adquiere un brillo especial. Todavía no ha ganado un Grand Slam, pero hoy ha vuelto a demostrar que en cualquier momento lo puede ganar.

E jugador británico fue muy superior a un Roger Federer muy desdibujado, que no supo engancharse al partido en los puntos claves. Un dato puede ser muy significativo y este es demoledor: Murray convirtió cinco de las diez bolas de break que disputó, mientras que Roger desperdició las nueve que tuvo. Además tampoco supo aprovechar el escaso porcentaje con el servicio (51%) del número cuatro del mundo que ganaba los juegos, con más o menos apuros, dominando desde el fondo de la pista con un revés avasallador para el que Federer no tuvo respuesta. El suizo se volvió irreconocible con el paso del tiempo, cometiendo errores infantiles y padeciendo los increíbles tiros del británico. Paradójicamente el ultimo set fue el más cómodo para Andy Murray, a pesar de que el número uno sólo cediera un servicio. El británico estaba imparable, había remado mucho para ganar una gran final y está vez no podía ahogarse en la orilla. Cerró el partido sin que le temblase el pulso, con dos aces. Como lo hacen los campeones. 

En tenis se gana o se pierde. En Londres ha vencido Andy Murray y ha sucumbido Roger Federer. Por fin los ingleses sonríen en All England Club, tanto como si fueran escoceses. Ahora más que nunca todos son británicos en la Isla. 


Deja un Comentario