Nicolás García también sufre la maldición de semifinales




El subcampeón olímpico consigue la medalla de bronce que cierra el Mundial de Puebla con tres preseas. España vuelve a quedarse sin un oro 12 años después.

La maldición de las semifinales se extendió también a la jornada de clausura del Mundial para España. Nicolás García, subcampeón olímpico hace un año, derrapó igualmente en las semifinales de -80kg como ya lo hicieran José Antonio Rosillo y Eva Calvo, los otros bronces de este campeonato -se reparten dos por categoría-. Quizá fuese el madrileño el que estuvo anoche más cerca de revertir el destino. En un combate épico y polémico, en el que se enfrentaba al local Lizarraga con todo el público del Centro de Expositores de Puebla en contra, García sacó su garra y sólo murió en la orilla del punto de oro. Poco importaba el peor ranking del mexicano ante tal escenario. El factor casa ya le había hecho derrotar al bicampeón olímpico y pentacampeón mundial -ya en horas más bajas- Steven López. Era su día, aunque en la final cediera ante el alemán Guelec.

Nicolás García, bronce en Puebla 2013

Nicolás García, bronce en Puebla 2013

Ya en el primer asalto Lizarraga enganchó el primer punto, en el segundo sumó otro y, cuando García se lo jugó al ataque, Lizarraga sorprendió con un mondolio a la cabeza claro que la delegación española protestó sin éxito. El 5-0 pesaba como una losa, pero en el tercer round, García escaló la montaña patada a patada. A falta de un segundo, una reclamación consiguió el empate a cinco. Ya en la prórroga, el sueño de García volvió a morir después de deshacerse del costarricense Quesada, el filipino de la cruz y el chino Quiao en una prueba que invirtió el orden mundial en ausencia del campeón olímpico Crismanish.

Hasta la segunda ronda avanzó en -62kg Marta Calvo tras derrotar a la vietnamita Pham y caer con la tailandesa Nisaisom. Con 17 años por cumplir aún era la benjamina de un equipo joven que estuvo algo por debajo de las expectativas en Puebla, sin haber alcanzado ninguna final, ningún oro por primera vez desde 2001, lo que le penalizó hasta la 16ª posición, bastante peor que el segundo puesto histórico y que el liderato en los Juegos. Ganó, como siempre, Corea del Sur, arrasador con 10 podios y seis victorias. Los tres bronces mejoran su aspecto junto a los cinco cuartofinalistas, lo que dejó a la mitad de la delegación entre los ocho mejores del mundo.

 

 


Deja un Comentario