El premio a la constancia




Brigitte Yagüe logró su tan ansiada medalla olímpica después de varias desilusiones
Foto: Hernán J. Vargas O. (CC)

Foto: Hernán J. Vargas O. (CC)

El taekwondo fue uno de los deportes estrella para la delegación española en Londres, logrando tres medallas, y gran parte de culpa tiene la protagonista de este artículo que, junto a Joel González y Nico García lograron tres preseas que fueron maná para la expedición nacional. Ella fue la única medallista española en esta disciplina, objetivo que persiguió con mucha constancia y finalmente logró. Su nombre es Brigitte Yagüe.

Brigitte entró en el mundo del taekwondo con 10 años, ya que era una apasionada de las películas de lucha y deseaba emular a aquellos que veía a través de la pantalla. Su progesión fue estelar y sus entrenadores notaban que aquella niña tenía madera de estrella de este deporte, percepción que confirmó seis años más tarde, en 1997, cuando se incorporó al Equipo Nacional de Taekwondo gracias a sus diversos logros en categorías inferiores. En ese momento abandonó su Mallorca natal para irse al Centro de Alto Rendimiento de Barcelona.

Un año después llegaría su primeros grandes éxito. En la ciudad holandesa de Eindhoven Brigitte se proclamó campeona europea de 47 kg con tan solo 17 años y en Turquía se alzaría con el título mundial júnior. Tuvo que esperar tres años más para volver a subir a un podio de una gran competición. Fue en 2001, en el Mundial de Jeju (Corea), donde fue plata en 51 kg.

Su carrera se lanzó a partir de este momento y comenzó a cosechar multitud de preseas: oro en el Europeo de Samsun (Turquía) en 2002, oro en el Mundial de Garmish-Partenkirchen (Alemania) en 2003, oro en el Europeo de Lillehammer (Noruega) en 2004, plata en el Europeo de Riga (Letonia) y en el Mundial de Madrid en 2005 y oro en el Mundial de Pekín en 2007. Entre medias debutó en unos Juegos Olímpicos, los de Atenas 2004, en los que tuvo una discreta actuación. Todo pintaba muy bien de cara a la cita olímpica de 2008 en Pekín, pero en diciembre de 2007 sufrió una lesión en la mano entrenando que le obligó a pasar por el quirófano y a ausentarse de los Juegos Olímpicos. Este fue un golpe moral muy duro para ella, que pensó en la retirada, pero gracias al apoyo de su familia y de su esposo, el bicampeón mundial de taekwondo, Juan Antonio Ramos, decidió volver al tapiz.

Regresó en 2009 y de una forma inmejorable, ya que logró su tercer título mundial en Copenhague. Dos años después, en la ciudad coreana de Gyeongju, logró un bronce mundial, pero Brigitte ya tenía otro objetivo entre ceja y ceja: una medalla olímpica, la única presea que faltaba en su palmarés. Con esa intención se presentó en Londres donde, después de un gran torneo olímpico, cayó en la final pero alcanzó su sueño, el podio en unos Juegos Olímpicos, al que subió para colgarse una plata que le supo a oro.

Brigitte Yagüe, para muchos conocida como la Reina del Taekwondo, es la deportista española más laureada en esta disciplina, con tres títulos mundiales, dos platas y un bronce, además de cuatro entorchados europeos y una plata. El colofón a esta gran trayectoria profesional fue el segundo puesto logrado en Londres, que coloca a la balear en el olimpo deportivo español.


Deja un Comentario