Debut en plata




Gabriel Esparza consiguió la primera medalla olímpica oficial en taekwondo

esparzaEspaña es una potencia en taekwondo, afirmación que quedó refrendada hace un año en Londres. Antes de llegar la cita olímpica en la capital británica, la delegación española ya había cosechado nada más y nada menos que 16 medallas en esta disciplina. Apareció por primera vez en Seúl 1988, ya que Corea del Sur es la cuna de este deporte, pero como deporte de exhibición. España logró la nada despreciable cifra de 9 preseas, a las que se sumarían las 6 logradas en Barcelona 1992, aunque el taekwondo seguía con su estatus de no oficialidad. No fue hasta el 2000 cuando fue reconocido como deporte olímpico oficialmente y entonces el navarro Gabriel Esparza logró el primer metal para España en esta disciplina.

Este pamplonica comenzó muy pronto a destacar en el taekwondo. Con tan solo 18 años ya tuvo el honor de subir al podio de un Campeonato del Mundo, el de Atenas 1991, donde Esparza fue bronce en la categoría de 54 kg. Su progresión era imparable y, tan solo un año después logró en Valencia el entorchado europeo en este mismo peso, en el que no competiría nunca más.

La corona europea pesaba sobre la cabeza de Gabriel Esparza pero dos años después, en 1994, no falló a su cita con el Europeo de Zagreb y reeditó su título continental, pero en esta ocasión en una categoría más pesada, la de 58 kg., donde comenzaría a competir hasta el final de su carrera. En 1995 en la capital filipina de Manila acarició el oro mundial, pero cayó en la final y tuvo que conformarse con la plata, su mejor resultado en un Mundial.  Logró su tercer título europeo en su tercera participación en 1996 en Helsinki, teniendo así un cien por cien de efectividad a la hora de alzarse con la corona continental. Esta racha se rompió dos años después en Eindhoven, donde se quedó a las puertas de su cuarto título europeo y tan solo pudo ser plata.

Pese a todo, el taekwondo consiguió el estatus de deporte olímpico oficial y en Sydney 2000 estrenaba esta nueva denominación. Esparza aspiraba a lo más alto en la ciudad australiana y fue derrotando contrincantes en el torneo olímpico, con la suerte de librarse de disputar la primera ronda. En cuartos se impuso al marroquí Sekkat y aseguró la medalla derrotando en semifinales al húngaro Salim. En la final se enfrentó al griego Mouroutsos que le venció por 4-2 y se llevó el oro pero, pese a todo, Esparza tiene el honor de ser el primer medallista oficial olímpico en una disciplina con mucha solera en España.  Ahora mismo es técnico de la selección española de taekwondo y entrenador en el CAR de Sant Cugat, donde enseña a las jóvenes promesas cual es el camino hacia el olimpo.


Deja un Comentario