Resumen 1ª jornada del grupo C. David no puede con Goliath




No hubo sorpresas y los favoritos se impusieron en sus respectivos encuentros; Serbia venció 31-22 a Corea del Sur,  Arabia rozó la sorpresa con una muy buena primera parte pero acabó perdiendo 32 – 22 frente a Eslovenia y Polonia se impuso por 24 – 22 a Bielorrusia.

El primer día de competición en este grupo C empezó sin mucha expectación. Taquillas casi vacías y más afluencia de periodistas y técnicos que de público a escasos treinta minutos del comienzo del Serbia-Corea del Sur propiciaban un ambiente muy relajado. La nota de color en los aledaños del Príncipe Felipe la aportaban los hinchas polacos, que desde primera hora de la tarde se dejaban ver por las calles de la capital aragonesa, muestra de la ilusión y la esperanza que han depositado en su equipo en este mundial.

Con los fondos vacíos y algo menos de media entrada saltaban al campo Serbia y Corea del Sur. De diez el público, muy respetuoso con los himnos y muy metido en el partido en estos primeros compases. El pivot Junggeu Park  y las paradas tanto del cancerbero coreano como del MVP Darko Stanic, se ganaron la ovación del respetable.

El dominio aplastante de Serbia en la segunda mitad calmó los ánimos de los espectadores, y fue el a priori partido menos interesante de la jornada el que volvió a enganchar a la afición. La “cenicienta” el grupo, Arabia Saudí se vistió de princesa guerrera y brindó una memorable primera parte en la que sin el acoso arbitral (varias exclusiones polémicas y un gol fantasma que no fue válidado) podría haber llegado incluso delante en el marcador.

Al final se impuso la lógica y Eslovenia aprovechó las continuas superioridades numéricas para imponerse cómodamente y olvidar las malas sensaciones que transmitió en la primera mitad.

Jugadores polacos celebran la victoria con su afición. Foto: Somosolimpicos

Jugadores polacos celebran la victoria con su afición. Foto: Somosolimpicos

El plato fuerte de la tarde fue el Polonia- Bielorrusia. Los polacos arrastran a su afición allá donde van y tiñeron de blanco y rojo las gradas del Príncipe Felipe. Arropada por  la hinchada, Polonia dominó con comodidad la primera parte del encuentro. El 14 – 9 del descanso daba muestras de su superioridad. Sólo Rutenka, que marcó cuatro de los nueve goles de su equipo parecía dispuesto a combatir el poderío polaco. La segunda mitad empezó con la misma tónica que en los primeros treinta minutos, pero reaccionaron los bielorrusos de la mano de su estrella, llegando a ponerse a tres goles a falta de siete minutos, pero al final el bloque se impuso a la calidad y los polacos ganaron 24 – 22.

El “otro” mundial

-          Suspenso para el encargado de la música del Príncipe Felipe. Poner el gangnam style antes del Eslovenia-Arabia Saudí una vez ha terminado de jugar Corea carece de toda lógica. Nos quedamos sin flashmob en las gradas del princípe Felipe.

-          Partidazo del portero de arabia saudí Manaf Alsaeed, muy ágil a pesar de su…”envergadura”. Se llevó el MVP.

-          Darko Stanic y sus malas pulgas. Debe ser duro estar en el banquillo de Serbia cuando está jugando el cancerbero, que aprovecha cada ataque para “rajar” bien a gusto de la actuación de su equipo. A algún miembro del staff técnico se le escapaba la risa.

-          Curioso el diseño de las sudaderas de Eslovenia. Con las letras “love” en otro color. Tanto amor puede explicar la floja primera mitad de los eslovenos.

-          Rutenka, el “Kobe Bryant” bielorruso. Espectacular. Es un fenómeno y sus compañeros lo buscan en cada jugada. Un quebradero de cabeza para Polonia.


1 Comentario

  1. Ana Cristina dice:

    Este es el comentario de unos padres orgullosos al ver la primera cronica de su hijo tras finalizar su carrera de Periodista.
    Disfruta de la profesión que has elegido

Trackbacks/Pingbacks

    Deja un Comentario