Previa. España – Eslovenia. “Un lobo con piel de cordero”




Maqueda y Víctor Tomás celebrando la victoria ante Alemania. Foto handballspain2013.com

Maqueda y Víctor Tomás celebrando la victoria ante Alemania. Foto handballspain2013.com

España está a un paso de jugar una final de Mundial como anfitriona. El último escalón será derrotar a Eslovenia, que se ha convertido en la auténtica revelación de este torneo y llega invicta a semifinales. Infravalorar a los eslovenos puede condenar a los hispanos.

Si España quiere colgarse el oro el día 27 en el Palau Sant Jordi primero tiene que ganar una batalla fundamental; la de concienciarse de que los eslovenos han llegado a “semis” por méritos propios y no ha sido una casualidad. Vienen de ser primeros en un grupo en la que estaban Serbia y Polonia, y de eliminar en cuartos a uno de los “cocos” del mundial, Rusia. Menospreciar a un rival como este, con poco que perder y mucho que ganar puede ser un error que cueste una final.

Eslovenia es un equipo con muchas fortalezas. Tiene una portería cubierta por dos porteros de un grandísimo nivel. Skof suele partir como titular, pero Prost ha dado auténticas exhibiciones en los partidos de grupos y en el reciente partido de cuartos frente a los rusos. Una defensa solvente, aunque quizá no muy intensa es sin duda la principal debilidad de los balcánicos, que alternan minutos de mucha sobriedad con errores típicos de infantiles. Pero el auténtico peligro de los eslovenos está en la parcela ofensiva. El extremo Dragan Gajic, el joven lateral Borut Mackovsec (dará que hablar en el futuro) y el central Uros Zorman conforman la columna vertebral de un equipo que también vive mucho de la inspiración de Jure Dolenec para tejer su juego.

Se debe respetar pero no temer al combinado esloveno. Si todo transcurre con normalidad, España debería hacer valer su condición de anfitriona y su superioridad técnica para llevarse el partido por varios motivos. Porque Aguinagalde llega en su mejor momento, y en los cuartos se merendó a la zaga germana. Porque Víctor Tomas es siempre un jugador muy difícil de cubrir y su verticalidad puede pillar en un renuncio a la defensa eslovena. Porque tenemos a un tal Alberto Entrerríos que ya sabe lo que es ganar un mundial. En definitiva, los hispanos son superiores en todas las facetas del juego y contarán con el apoyo de un Palau que debe convertirse en la tumba de los sueños eslovenos.

Nuestro pronóstico: España estará en la final, pero Eslovenia dará más guerra de la que se supone y no será un camino de rosas.


Deja un Comentario