Pionero en el mar




Santiago Amat logro la primera medalla olímpica para la vela española, la disciplina que más éxitos ha dado a nuestro país.

Santiago Amat en Los Ángeles 1932. Foto: NED33 (CC)

Santiago Amat en Los Ángeles 1932. Foto: NED33 (CC)

Si hay una disciplina en la que España deposita muchas experiencias en cada cita olímpica esa es la vela. Las regatas han dado muchas alegrías al deporte patrio desde los hermanos Doreste, Iker Martínez y Xabi Fernández y los dos últimos oros, el de Marina Alabau y el de las “Chiquitas Team”. El primer gran regatista español es muy anterior a todos estos, competía a principios de siglo y logró la primera medalla olímpica en esta disciplina en la década de los 30. Ese hombre era Santiago Amat.

Santiago Amat Cansino (Barcelona, 22 de junio de 1887-5 de noviembre de 1982) era un catalán que amaba la vela como pocos en aquella época. Fue el gran impulsor de este deporte en España en general y en Cataluña en particular y pionero en la vela como disciplina olímpica dentro de nuestras fronteras. Su implicación total con la vela comenzó definitivamente en 1903, cuando se inscribió como socio del Real Club Marítimo de Barcelona, donde comenzó a entrenar para poco a poco cumplir su sueño: participar en unos Juegos Olímpicos.

Este sueño tardaría en cumplirse, y después de muchos años de entrenamiento y preparación para ello, la hora de Santiago Amat llegaría en los Juegos Olímpicos de París 1924, donde el catalán participaría en dos modalidades de vela: monotipo, donde se quedó con la miel de las medallas en los labios al acabar cuarto, y 6 metros, donde solo pudo ser octavo. Esta experiencia solo hizo que aumentar la ambición del regatista barcelonés que, tras cumplir su primer sueño, participar en una cita olímpica, encaraba las siguientes buscando algo más: subir al podio. La segunda experiencia olímpica no fue mucho mejor para el veterano regatista que con 41 años acudía a Amsterdam 1928 para participar en la clase 12 pies donde sufrió un gran palo quedándose fuera de la final y acabando en la 14ª posición.

Su gran momento llegaría cuatro años después, en Los Ángeles 1932, donde acudía a participar en la prueba de monotipo, también llamada Snowbird, donde estuvo muy cerca de las medallas ocho años antes. El barcelonés dominó gran parte de la prueba y fue líder durante varios días, pero no aguantó la presión de mantener la presión de encabezar la clasificación durante las 12 regatas que componían el total de la competición y finalmente acabó en una tercera posición que le supo a gloria y que supuso la primera medalla olímpica española en vela y también la primera presea lograda en una competición individual.

Logró su segundo sueño con 45 años pero a pesar de todo esto su hambre no se había saciado y tenía la intención de seguir competiendo y acudir a Berlín 1936, pero la Guerra Civil Española truncó su trayectoria e impidió al catalán acudir a la capital alemana para sumar su cuarta participación olímpica. No solo destacó en pruebas olímpicas ya que se coronó en numerosas ocasiones como campeón de España de la clase snipe y su mejor resultado internacional fue el tercer puesto en los Campeonatos de Europa de 1952, a los que Amat asistió con 65 años.

Amat abrió el camino de las medallas en un deporte que ha sido el que más ha surtido de éxitos al olimpismo español, y gran parte de culpa es del catalán, que potenció y promocionó esta disciplina en nuestro país desde inicios del pasado siglo. Su gesta tiene más valor aún cuando se analiza la edad a la que se inició en la práctica de este deporte y cuando asistió a los Juegos Olímpicos. Por ello merece la pena recordar a esta figura que no es muy conocida en la cultura deportiva española que ha sido más importante de lo que parece a simple vista.


2 Comentarios

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] regatistas españoles que hicieron de la vela el deporte más laureado en nuestro país, como Santiago Amat o los hermanos Doreste. Los últimos grandes practicantes de esta disciplina en nuestro país que [...]

    2. [...] a recibir los honores y su correspondiente medalla en unos Juegos Olímpicos. El pionero fue Santiago Amat que logró esta gesta en 1932, pero el primero en lograr un oro fue Alejandro Abascal, más [...]

    Deja un Comentario