Tarde de espectáculo y récords




   La estadounidense Vollmer y el sudafricano Van der Burgh baten récords en sus respectivas pruebas. La lituana Ruta Meilutyte mantiene su gran nivel y el francés Agnel gana él solo el relevo para Francia.
 
   No podía empezar mejor la tarde de natación que con la final de los 100 metros mariposa femeninos. Dana Vollmer, tras unas rondas preliminares a un gran nivel se presentaba como la gran favorita al triunfo y no ha defraudado. Además de Vollmer, había otras nadadoras de grandísimo nivel y que prometían dar guerra a la estadounidense, como la plusmarquista mundial Sjostrom, la australiana Coutts o la china Lu.
 
   Sobre las 20:35 de la tarde ha comenzado el espectáculo, las nadadoras se lanzaban al agua y en los primeros metros la danesa Jeanette Ottensen tras una gran salida ha encabezado la prueba seguida muy de cerca por Vollmer. Pero ha durado poco, pues tras la primera posta una Vollmer intratable ha comenzado a apretar, midiendo muy bien los tiempos de la prueba con un  gran ritmo para colocarse en primera posición destacando por encima de las  demás hasta tal punto de hacer el récord del mundo (55.98), siendo la primera mujer que rompe la barrera de los 56. Espectacular carrera de la estadounidense.
En segunda posición ha terminado Coutts y  en tercera Lu, ambas en todo momento se han mantenido tras Dana. Otra de las favoritas, Sjostrom, sólo ha podido ser cuarta.
 
   Esta exhibición daba lugar a las semifinales de unos 200 metros libres masculinos plagados de grandes nombres. En la primera serie han nadado Fraser, Biedermann, Renwick, Lochte, Izotov, Berens, Mallet y Meichtry. Como siempre la carrera ha empezado con una gran salida de Lochte, Fraser ha aguantado el envite de este y Renwick como siempre ha empezado bastante fuerte. A partir de ahí, ha habido cierta igualdad y el parcial del 100 no ha sido muy rápido. De nuevo se veía a un Loche encabezando la prueba, pero nadando por debajo de su mejor nivel tratando de cansarse lo menos posible en las eliminatorias anteriores a la final. El nortemericano de nuevo ha hecho un gran último volteo y parecía que se iba a llevar la prueba pero, de repente ha aparecido la figura del alemán Biedermman, que ha dado la cara durante toda la prueba y ha realizado un gran último largo para terminar en primera posición. Biedermann ha terminado con 1.46.10, Lochte con 1.46.31 y Renwick tercero con 1.46.65.
 
   Con este resultado del alemán se disipan parte de las dudas que había sobre su figura tras su pronta eliminación ayer en el 400 y tras el nivel que estaba manteniendo hasta ahora. Gran versión de Biedermann y gran noticia para la natación.
 
   Tras esta gran serie, llegaba la segunda también con grandes nombres, tres de ellos destacando por encima de los demás: Sung Yan, Agnel y Park. Han salido todos los contendientes muy parejos vigilándose unos a otros. Agnel en los primeros 100 incluso ha estado en el quinto puesto, el francés no quería mostrar sus cartas. Sun Yang ha ido en cabeza, pero lo mejor se lo han dejado para el final. En los últimos 50, los tres favoritos ya han ido destacados sobre los demás y, finalmente, se ha impuesto Sung Yan que tiene un gran final de prueba. Sung ha acabado con un tiempo de 1.45.61, Agnel con 1.45.84 y Park con 1.46.02.
   También han pasado a la final el ruso Izotov (cuarto mejor tiempo) y el australiano Fraser-Holmes. En estas eliminatorias ninguno de los nadadores ha mostrado su mejor versión, será mañana en la final cuando todos pondrán todas sus cartas sobre la mesa para hacerse con el triunfo final.
 
   La tarde ha ido avanzando y las grandes pruebas se han ido sucediendo. La siguiente ha sido las semifinales de 100 braza femeninos. Antes de la prueba la gran duda era sobre si Ruta Meilutyte, de 15 años, que esta mañana había hecho el mejor tiempo del año iba a verse afectada por la presión o por escenario olímpico. Pero la nadadora lituana desde el momento que se ha lanzado al agua se ha mostrado inalcanzable desde la salida hasta el final de la carrera, tanto que ha rebajado la marca que había hecho esta mañana dejándola en 1.05.21, a cuatro centésimas del récord mundial.
  Por su parte, la que era incuestionablemente la gran favorita hasta la aparición de Ruta, Rebeca Soni, ha cumplido con creces en su serie con unos últimos 25 metros sublimes para finalizar con 1.05.98.
   Parece que estas dos nadadores darán un gran espectáculo en la final, una de las sorpresas de la natación olímpica contra la gran dominadora de la prueba en los últimos tiempos. Además de ellas dos también habrá que tener en cuenta a Efimova, Larson o Leisel Jones.
 
   El final de esta prueba daría paso a una entrega de medallas, tras la cual se ha disputado otra final apasionante, la de los 100 metros braza masculino. Van der Burgh iba como gran favorito y se esperaba que el dos veces campeón olímpico Kitajima le diera guerra, pero no ha sido así. Van der Burgh ha hecho una gran salida como acostumbra y enseguida se ha puesto en una primera posición que ya no abandonaría. Kitajima se ha ido descolgando poco a poco y al final no ha podido reaccionar. Der Burgh ha nadado rapidísimo con unas grandes primeras brazadas y un buen viraje y así ha conseguido batir el récord mundial y lo ha dejado en 58.46. La segunda y tercera posición han sido para Sprenger y Hansen, medallistas inesperados.
 
   Después del espectáculo que ha dado el sudafricano ha tenido lugar otra final, las de los 400 metros libre femenino que también ha sido impresionante y ha hecho disfrutar. Camille Muffat se presentaba como la gran favorita y Pellegrini, Adligton y Schmitt sus grandes rivales. Tanto Muffat y Schmitt han realizado una grandísima salida, lo que les ha permitido marcharse en una carrera en la que se ha impuesto un ritmo muy fuerte. Pellegrini las seguía muy de cerca por detrás, pero las dos que han encabezado la prueba han protagonizado un gran mano a mano. Pellegrini poco a poco se ha ido desinflando y Adlington que había estado muy atrás ha ido remontando hasta colocarse tercera. Muffat siempre se ha mantenido en primera posición y Schmitt ha mantenido el ritmo pero no ha sido capaz de pasarla. Al final, Muffat primera con 4.01.45 (récord olímpico), Schmitt plata con 4.01.77 y Adlington bronce con 4.03.01. Pellegrini tras no ser capaz de mantener el ritmo ha acabado quinta.
 
   A continuación han tenido lugar las dos semifinales masculinas de los 100 metros espalda. La primera ha sido ganada por uno de los favoritos, el francés Camille Lacourt con un tiempo de 53.03. Segundo ha sido el inglés Liam Tancock y tercero el chino Cheng. 
En la segunda semifinal ha nadado el español Aschwin Wildeboer, que ha realizado un gran posta (iba 3º) para luego fallar en los últimos metros y acabar 7º con 53.74. Esta serie la ha ganado el gran favorito Grevers que ha mandado a lo largo de toda la carrera. Segundo ha sido Ryosuke Irie y tercero Nick Thoman.
 
   De las masculinas se han pasado a las semifinales de los 100 espalda femeninos. En la primera semifinal ha ganado un Missy Franklin muy rápida (59.11), tras la que han quedado la japonesa Terakawa y la plusmarquista mundial Spofforth, que ha realizado una muy mala salida.
   En la segunda serie, ha vencido la gran favorita junto a Franklin, la australiana Seebohm que ha sido muy superior durante toda la prueba. En segunda posición ha quedado Zhao y en tercera Zueva.
 
   De esta forma se ha llegado a la última prueba de la tarde que quizás ha sido la mejor, la final de los 4×100 masculinos. Ha comenzado dominando Australia por medio de Magnussen que no ha hecho una buena posta y EEUU con Adrian que ha salido muy rápido. 
   Los segundos 100 de EEUU los ha hecho Michael Phelps que con un gran volteo ha dejado con una gran ventaja (2 segundos) a Cullen Jones. Parecía en ese momento que EEUU lo tenía medio hecho ya que Australia poco a poco ha ido perdiendo fuelle, pero Francia ha ido emergiendo.
   Jones se ha mantenido en la cabeza aguantando al francés Lefert, pero todo estaba aún por decidir. En la cuarta posta se han lanzado al agua las estrellas de ambos conjuntos: Lochte y Agnel. El norteamericano tenía una ventaja de 0.5 segundos sobre el francés, pero un Yannick Agnel indescriptible, impresionante ha recortado en unos espectacularse 50 metros a Lochte la distancia y literalmente se  ha "comido" al estadounidense. Un Agnel de otro planeta le ha dado el triunfo olímpico a Francia, del que fue privado en 2008 por EEUU.

Deja un Comentario