Michael Phelps se despide a lo grande




   El nadador norteamericano se despide de la competición con otro oro en los 4×100 estilos y consigue así su tercera triple corona. El otro protagonista ha sido el chino Sun Yang, que ha vencido en los 1500 libre destrozando el récord que él mismo poseía.

   Última jornada de natación y de finales la que ha tenido lugar en el Centro Acuático esta tarde. Como hemos ido describiendo a lo largo de los Juegos ninguna había decepcionado y ésta tampoco lo ha hecho. Cuatro finales se tenían programadas: dos individuales y dos de relevos.

   La primera que ha arrancado ha sido la de los 50 libre femeninos donde no ha habido sorpresas. La holandesa Ranomi Kromowidjojo se ha hecho con la medalla de oro y el récord olímpico (24.05) tras una gran salida, que ha sido lo que finalmente ha marcado la diferencia con la segunda clasificada, la bielorrusa Herasimenia. Tercera ha sido la también holandesa Veldhuis. La anterior campeona olímpica, Britta Steffen, ha finalizado cuarta.

   Después, le ha llegado el turno a la gran prueba de fondo, los 1500 libre, donde el gran favorito era uno de los que ha sido protagonistas de la natación en estos Juegos, el chino Sun Yang. El asiático, tras una equivocación de los árbitros que han emitido el ruido de salida antes de tiempo, se ha tirado al antes de tiempo y se ha pegado un gran susto ante una posible descalificación, pero al final ha quedado en una simple anécdota. A partir de ahí, una vez comenzada la prueba, exhibición del chino que desde el principio no ha luchado contra los demás contendientes, sino contra el récord del mundo, debajo de cual ha nadado durante toda la prueba. Por otro lado, ha tenido lugar una emocionante lucha por la plata entre Park, Crochane y el campeón olímpico Melloulli. Finalmente y tras dominar la prueba con autoridad y sin que nadie le haya tosido, Sun Yang ha vencido y además ha pulverizado su propio récord dejándolo en 14.31.02. Segundo ha sido Crochane y tercero Melloulli.

   Esta exhibición ha dado lugar a la primera entrega de medallas, tras la cual han empezado los relevos. Los primeros en nadarse han sido los 4×100 estilos femeninos donde el equipo americano partía como favorito. En la primera posta, la de espalda, la australiana Seebohm ha salido muy bien, pero Missy Franklin se ha ido imponiendo y ha dado el relevo a su compañera en primera posición. En la braza, Rebecca Soni ha aumentado la diferencia de EEUU a pesar de la gran posta que ha hecho la rusa Efimova. A partir de aquí, EEUU ya se ha mostrado intratable tanto en mariposa con Dana Vollmer como con Allison Schmitt en crol. Por lo tanto, victoria y récord del mundo (3,52,05) para las norteamericanas, plata para las australianas y bronce para Japón.

   De esta forma, se ha llegado a uno de los momentos más especiales de la tarde, debido a que ha nadado Michael Phelps antes de su retirada en los 4×100 estilos, y no se ha podido despedir de mejor manera. Durante todas las postas, EEUU ha impuesto su ley y no ha dado opciones a los rivales para finalizar en primer lugar y darle al gran Phelps su cuarta medalla de oro en estos juegos y su vigésimosegunda en todas sus participaciones en citas olímpicas. Por la segunda posición han luchado Australia y Japón. Finalmente, han sido los japoneses los que se han llevado el gato al agua para llevarse la plata frente a una Australia donde Magnussen ha hecho una magnífica última posta, a pesar de que se ha desfondado al final.

   Tras los relevos, hemos visto por última vez una imagen que costará no volver a ver: Michael Phelps en el primer escalafón del podio.

 


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] se desinfló.       Pero no todo el protagonismo hay que dárselo a Michael Phelps, ya que los juegos dejaron muchos más nombres y confirmaron la valía de otros [...]

    Deja un Comentario