Melanie Costa se hace mundial




Se le acumulan los campeonatos invernales en piscina corta a la natación española tras la dura resaca olímpica y los resultados no se resienten a pesar del frenético 2012 que están dejando atrás. Si hace tres semanas la francesa Chartres acogía el Europeo de 25m, donde triunfaban el otra vez reaparecido mariposista Rafa Muñoz, plata en 100m, y la jovencísima bracista Marina García, plata en 200m y bronce en 100m, el rango se hace ahora mundial en Estambul, el último campeonato con la dirección técnica de Luis Villanueva, sin que baje el ritmo.

Melanie Costa, campeona del mundo de 400m libres en piscina corta. lacorchera.com

Melanie Costa, campeona del mundo de 400m libres en piscina corta. Melanie Costa (Mallorca, 1989) se consagró este viernes en la capital turca con un insospechado oro mundial en los 400m libre. Pese a sus 23 años, la balear es casi una veterana del equipo español, con dos Juegos Olímpicos a sus espaldas (Pekin y Londres) y una estancia en la Universidad de Florida, ya conoció el podio en la piscina de 25m el año pasado. En Eindhoven la mediofondista consiguió el bronce en los 400 y 800 metros libres y la plata en los 200m. Ayer, partía con la tercera mejor marca de la final, donde también nadaba la incombustible Erika Villaécija, especialista en el mayor aliento, finalmente última. Templando el ritmo, Costa mantuvo la paciencia por detrás de la rusa Sokolova y la neozelandesa Boyle, llegando a estar a segundo y medio por detrás. De la estadounidense Sutton no hubo noticias hasta los últimos 50 metros, agónicos, igualados extraordinariamente entre las cuatro finalistas. 16 piscinas después, el podio se decidió en menos de una décima y la mallorquina alcanzó el cenit mundial. 

Cierto es que, como casi todos los campeonatos en corta y más tras unos Juegos, las listas de salida están algo descafeinadas. En la capital otomana no estaba la campeonísima Muffat ni la británica Adlington. Schmidt y Friis derraparon antes de la final. Son nada menos que las cuatro primeras de Londres, cita de la que Costa llegó con una deuda después de quedarse hasta por dos veces a las puertas de las finales olímpicas del doble y cuadruple hectómetro, tras hacer las mejores carreras de su vida.

Como las medallas nunca vienen solas, el sector femenino volvió a demostrar su auge, a pesar de la ausencia de la estrella Mireia Belmonte, que cuatro meses después de los Juegos sigue sin club en el que entrenar. La espaldista de origen brasileño Duane da Rocha se colgó el bronce en los 200 metros espalda por detrás de la ucraniana Zevina y la estadounidense Brandon tras ser finalista en el hectómetro. Para Da Rocha es el primer éxito mundial tras subir al podio en varias citas europeas, tanto en piscina corta como en larga en los últimos tres años.

A falta de otras estrellas, Estambul presume de tener a Ryan Lochte entre sus filas, en el papel de acumulador. Tras la retirada de Phelps, nadie duda de que él es el hombre a seguir en la natación. De momento, acumula metales y récords por doquier. A falta de una jornada lleva cuatro oros. No hay resaca postolímpica para él.


Deja un Comentario