Los hermanos que nadaron en el éxito




Los López-Zubero lograron ser una saga prolífica para la natación española, consiguiendo una medalla olímpica cada uno
Martín López-Zubero recoge la medalla de oro en Barcelona'92. Foto: qualitysport.org

Martín López-Zubero recoge la medalla de oro en Barcelona’92. Foto: qualitysport.org

En los últimos años la natación española ha evolucionado notablemente, especialmente en categoría femenina, y en ciertas pruebas nuestros nadadores están a la altura de los más grandes de cada modalidad. Si bien es cierto que se podría catalogar al momento actual como la ‘edad de oro’ de la natación española, en los años 80 y 90 una pareja de hermanos rescataron del agua preseas olímpicas para la delegación nacional, David y Martín López-Zubero.

Los hermanos López-Zubero nacieron en Estados Unidos, en la ciudad de Jacksonville, dentro del estado de Florida, junto a su hermana Julie, también deportista olímpica. Pese a ello y gracias a su ascendencia española, decidieron defender los colores rojigualdas en las competiciones internacionales, y así lo hicieron en todo momento. El mayor de ellos es David, cuyo logro más destacado y por el que es conocido fue la medalla de bronce en los 100 metros mariposa de Moscú 1980, siendo esta la primera medalla en natación para España.

Diez años más tarde nacía su hermano, Martín, que logró más éxitos y fue más conocido. Esta diferencia de una década de edad entre ellos propició que David ejerciese como entrenador de su hermano pequeño durante muchos años. Martín comenzó a destacar en la natación desde las categorías inferiores y compitió para la Universidad de Florida.

Debutó en Seúl 1988 en unos Juegos Olímpicos con tan solo 19 años y solo pudo acabar undécimo. Un año después probaría el sabor de la gloria en el Europeo de Bonn, donde se llevó el oro en los 100 metros espalda. Su progresión estaba siendo espectacular y en 1991 sumó más preseas: logró el oro en los 100 y los 200 metros espalda y la plata en los 100 metros mariposa en los Europeos de Atenas y el oro en los 200 metros espaldas y el bronce en los 100 metros espalda en los Mundiales de Perth.

Su próximo objetivo estaba fijado. Barcelona 1992 era la competición que el menor de los López-Zubero tenía entre ceja y ceja y así lo demostró. En la Ciudad Condal logró el primer y único oro hasta el momento para la natación olímpica española, en la prueba de los 200 metros espalda. Además, Martín  fue cuarto en los 100 metros espalda y séptimo en los 100 metros mariposa.

El hispano-estadounidense continuó en la senda triunfal durante los siguientes años. En 1993 cosechó dos preseas en los Europeos de Sheffield, un oro en los 100 metros espalda y la plata en los 200 metros espalda.  Un año después, en los Mundiales de Roma, logró estos mismos resultados.

En 1996 acudió a sus terceros Juegos Olímpicos y los segundos consecutivos que disputaba en “casa”, ya que fueron los de Atlanta. Consiguió unos buenos resultados en la ciudad estadounidense, pero no logró medalla, ya que fue cuarto y sexto en los 100 y los 200 metros espalda. Su último gran éxito fue en los Europeos de Sevilla de 1997, donde se hizo con el oro en los 100 metros espalda.

López-Zubero se graduó en la Universidad de Florida en 1998 y ahora se dedica al entrenamiento de futuras promesas del agua. Estos dos hermanos son una saga casi única, ya que forman parte de un grupo muy selecto de nadadores con la misma sangre que han logrado medallas olímpicas, junto a los hermanos Kahanamoku, Kealoha (ambos de la década de los 20), Furniss (años 70) y Manaudou (de la primera década del siglo XXI).


Deja un Comentario