Ian Thorpe “El Torpedo” no estará en los Juegos Olímpicos de Londres.




 

Dice una frase hecha que las segundas partes nunca fueron buenas, y así ha sido en el caso de Ian Thorpe. Y es que el australiano, hasta la aparición del norteamericano Michael Phelps era considerado el hombre récord de la natación
 

Trayectoria de Ian Thorpe

 
   Obligado en sus primeras competiciones a nadar con la cabeza por fuera del agua debido a su alergia al cloro, desde pequeño comenzó a despuntar al ganar numerosas medallas en las competiciones que se celebraban en su país. Poco a poco, se fue sobreponiendo a la alergía y su primer gran momento llegó cuando tenía 14 años y 5 meses, cuando se convirtió en el nadador masculino más joven en ser convocado para el equipo australiano, tras haber obtenido la medalla de bronce en los 400 metros libres en el Campeonato Australiano y haberse clasificado para la final de los 400 metros estilos. Así, su debut internacional tuvo lugar en el Campeonato de Natación Pan Pacific de 1997 en Fukuoka, donde obtuvo la medalla de plata en los 400 metros libres, tan solo por detrás de Gran Hackett. En ese mismo año, tras pasar las pruebas de  clasificación, obtuvo el billete para el Mundial de Natación en Perth de 1998. A partir de este momento comenzó la exitosa carrera de Ian Thorpe.
 
   El nadador australiano, a lo largo de esa carrera consiguió numerosos éxitos. A pesar de que fueron en las pruebas de 200 y 400 metros libres en las que cosechó la mayor parte de sus triunfos, Thorpe como nadador se puede considerar un velocista y un fondista a la vez. Y es que, era capaz de codearse con los velocistas más  rápidos del mundo consiguiendo grandes tiempos en los 100 metros libres y, a su vez conseguir la plusmarca mundial de los 800 metros libres. Destacaba principalmente, por la capacidad que tenía para sprintar en los últimos metros de cada carrera. Uno de los secretos de su éxito está en sus grandes pies, y es que calza un 53, algo que convierten sus extremidades inferiores casi en aletas.
 
   Antes de su regreso el pasado año, Thorpe desde el Mundial de Natación de 1998 participó hasta su retirada en 2006, en dos mundiales más(2001 y 2003) y en dos citas olímpicas (Sydney 2000 y Atenas 2004). 
 
   En los mundiales consiguió las siguientes medallas: en Perth 1998 dos medallas de oro (400 m. libres y relevo 4×200 m. libres); en Fukuoka 2001 seis medallas de oro (200 m, 400  m y 800 metros libres y en los relevos 4×100 estilos, 4×100 libres y 4×200 libres) y por último, en Barcelona 2003 consiguió tres medallas de oro (200 m y 400 m libres y el relevo 4×200 m libres), una de plata (200 m estilos) y un bronce (100 m libres).
 
   En cuanto a sus dos participaciones en las citas olímpicas: en Sydney 2000 obtuvo tres medallas de oro (400 m libres y en los relevos 4×100 y 4×200 libres) y dos de plata (200 m libres y en el relevo de 4×100 estilos); en Atenas 2004 ganó dos medallas de oro (200 y 400 m libres), una de plata (4×200 m libres) y una de bronce (100 m libres).
 
   A todas estos triunfos hay que sumarles también  los que consiguió en otras competiciones de menor rango como los Campeonatos Pan Pacific o los Juegos de la Mancomunidad. También, hay que añadir que un gran número de esas medallas que Thorpe ganó, en su mayoría estuvieron acompañadas de récords del mundo.
 
   Así, un 21 de noviembre 2006 tras haber sido cinco veces campeón olímpico, once veces campeón mundial, cinco veces elegido Nadador del Año y tras haber batido un total de trece récords mundiales un Ian Thorpe que por entonces contaba con 24 años, anunció en una rueda de prensa que se retiraba del deporte de élite por falta de motivación.
 

Vuelta a las piscinas y fracaso

 
   Cuatro años después de esa retirada, el 2 de febrero de 2011, Ian Thorpe volvió a copar la atención del mundo de la natación anunciando que volvía a las piscinas y que su intención era clasificarse para los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Él mismo dijo que sería algo muy complicado pero que llevaba entrenando algún tiempo en secreto.Los expertos se mostraban muy escépticos en el tema de su clasificación para los Juegos.
 
   Pronto el nadador australiano comenzó a notar lo que habían supuesto cuatro años de parón, cuando en los eventos en los que competía no se acercaba ni por asomo a los tiempos de su mejor época. Una de estas citas fue en la Copa del Mundo en Piscina Corta 2012 con sede en Singapur, Tokio y Pekín. Thorpe decidió volver a la competición con la prueba de los 100 metros estilos donde obtuvo un séptimo puesto, resultado con el que se mostró bastante contento. La siguiente prueba fueron los 100 metros mariposa donde ni siquiera consiguió acceder a la final.
 
   En la siguiente cita de la competición, en Pekín, Thorpe obtuvo resultados igualmente negativos, muestra de ello fue la no clasificación para las finales de los 100 metros libres y los 100 metros mariposas.
 
   La Copa del Mundo vio su fin en Tokio, donde "El Torpedo" siguió encadenando decepciones quedando en la 26º posición en las series de los 100 mariposa y no llegando a las finales de los 100 metros libres y los 100 metros estilos.
 
   La carrera hacia los juegos se iba acortando y Ian Thorpe consciente de ello, unas semanas antes de la que sería su última oportunidad para conseguir la clasificación dijo lo siguiente: "El resultado más probable es que no logre plaza. Ojalá tuviera seis meses más para prepararme". Un mito de la natación que comenzaba a ver sus limitaciones tras su vuelta.
 
   Esta última oportunidad tuvo lugar en los Campeonatos de Australia celebrados en Adelaida en marzo .Thorpe se lanzó por primera vez a la piscina en la segunda jornada (16 de marzo) para disputar los 200 metros libres. Consiguió pasar el primer corte con un 5º lugar que le dio la posibilidad de disputar la semifinales, de las que ya no pasó al ser 12º.
 
   A pesar de esta nueva derrota, a Thorpe le quedaba la última bala en la recámara en la prueba de los 100 metros libres al día siguiente. Con una mueca de desagrado terminó dicha prueba, al finalizar en vigesimo primer lugar y confirmar su predicción de que no se clasificaría. Y es que Thorpe terminó con un tiempo de 50,35, a una eternidad de su mejor marca (48,25) en el año 2004.
 
  Tras esto, Thorpe declaró que "su cuento de hadas se había convertido en una pesadilla", pero afirmó que "seguiría nadando aunque el Torpedo estuviese descargado".

Deja un Comentario