Buena tarde para la natación española con ocho medallas y una Jessica Vall excelsa




Tercer día de finales en los Juegos Mediterráneos que ha contado con una amplia representación española. Concretamente un total de nueve nadadores se han lanzado a la piscina y han conquistado ocho medallas. La tarde ha comenzado bien, ya que en apenas cuarenta y cinco minutos el himno español ha sonado hasta en tres ocasiones en el recinto Yeni Olimpik Yüzme Havuz.

Jessica Vall en el podio con su medalla de oro

Jessica Vall en el podio con su medalla de oro

Los primeros en entrar en escena han sido los cuatro nadadores paralímpicos en los 100 libre S10, donde han mostrado un nivel y una superioridad espectacular. En la parte femenina Sarai Gascón y Esther Morales han impuesto su ley dominando de principio a fin la carrera. Gascón se ha colgado el oro con un tiempo de 1:03.94 y Morales la plata con 1:05.50. Dos medallas también han ganado los dos representantes masculinos. Un soberbio David Levecq se ha situado desde la salida en una primera plaza que ya no ha abandonado, para finalmente alzarse con la presea de oro y un tiempo de 55.98. Por su parte, José Antonio Mari ha conquistado el  bronce con 57.67 por detrás del italiano Ciulli.

No ha habido la misma suerte en los 100 libre femenino para las españolas. Lidón Muñoz ha completado la prueba en sexta posición con 56.43, mientras que Marta González se ha quedado con la miel en los labios ya que tan solo 4 centésimas le han separado de la medalla de bronce que ha sido para la italiana Silvia Di Pietro. En la final masculina, se ha proclamado con gran suficiencia nuevo campeón del Mediterráneo el italiano Leonardi con 48.84.

A continuación se han disputado los 200 braza, donde en el ámbito femenino, Jessica Vall se ha convertido en una de las grandes protagonistas de la tarde para la natación española al alzarse con el cetro mediterráneo. La catalana ha protagonizado una gran carrera manteniéndose en  la primera posición desde el inicio y, aunque ha tenido que batallar con la turca Gunaydin y con la italiana Celli, finalmente ninguna ha conseguido evitar que haya tocado la pared primera marcando un tiempo espectacular: 2:27.22. En el cuadro masculino, el metal dorado lo ha ganado el griego Samilidis.

Tras esta nueva medalla, les ha llegado el turno a dos de los platos fuertes de la tarde: los 400 estilos y los 800 libre, ambos con la presencia de María Vilas y Claudia Dasca. En los 400 estilos, las dos han conseguido aumentar el medallero de España. En principio, tan solo Vilas había finalizado en posición de presea (tercera) con un crono de 4:44.58, pero la segunda clasificada, Pirozzi, ha sido descalificada, lo que le ha permitido acceder a la medalla plateada y a Dasca -que había sido cuarta- a la de bronce. El oro ha ido a parar a las manos de una de las nadadoras de los Juegos, la eslovena Klinar.

Apenas diez minutos después, Claudia Dasca ha obtenido un nuevo metal después de acabar en tercera posición en los 800 con 8:45.42, en una carrera dominada al completo por la italiana De Memme y en la que Vilas ha concluido sexta con 8:52.05.

En la prueba masculina de los 400 estilos  ha quedado en primera posición el gran favorito: Oussama Melloilli.

Así se ha llegado a la última carrera de la tarde, los relevos de los 4×200 libre. El equipo español ha terminado en un discreto quinto puesto marcando un crono de 7:30.96. La victoria ha sido para el conjunto italiano seguido por el francés y el turco.

En el ecuador de la natación de los Juegos Mediterráneos de Mersin, el medallero está encabezado por Italia con 33 metales (12 de oro, 16 de plata y 5 de bronce). España es su máximo perseguidor a una distancia muy considerable con 11 medallas (3 de oro, 3 de plata y 5 de bronce).


Deja un Comentario