Los saltos españoles se consolidaron en Barcelona ’92




 

 

Los saltos de natación son un deporte fijo en los Juegos Olímpicos para España desde 1972, Múnich (Alemania). Antes de esto tuvimos participación en los Juegos de París 1924.

Aún así el éxito pleno de los saltos llegaría en Bacelona 92España llegaba a Barcelona 92 con tres representantes en los saltos: Julia María Cruz Palacios en trampolín de tres metros, José Miguel “Chemi” Gil Cañizares en trampolín de tres metros, y Rafael Álvarez Serrano en plataforma.

 

Julia Cruz debutaba en unos Juegos mientras que, Chemi Gil y Rafael Álvarez disputaban su segunda edición. No tanto para Rafael Álvarez quien llegó a Seúl 88 lesionado y no pudo competir, pero si para Chemi Gil, quien había logrado un 25º puesto con 483.12 puntos.

 

Los saltos españoles siempre habían sido discretos exceptuando la primera final en trampolín de Ricardo Camacho en Moscú 1980. Ricardo consiguió un 81 puesto en la final y es el mejor resultado de la historia después de 32 años.

 

La historia cambiaría en Barcelona 92. Alcanzaríamos dos nuevas finales, y Chemi seguiría aumentando su gran palmarés.

 

Julia Cruz lograba clasificarse para la final de trampolín, la primera mujer española que alcanzaba tal éxito. Julia compitió en la final y logró el 12º puesto con un total de 436.47 puntos.

Entraba en la historia siendo la primera y única mujer finalista en saltos hasta el momento.

Volvería a unos Juegos, los últimos, en Atlanta 96, pero aquí no pudo repetir su gran actuación y se quedó en el 26º puesto con un total de 205.32 puntos.

 

Rafael Álvarez también alcanzaría esa soñada final. Rafael competía en plataforma y se consolidó como el primer y único hombre que accedía a la codiciada final olímpica.

Tras no poder competir en Seúl 88 por una lesión se quitaba la espina clavada logrando un 9º puesto en la final con un total de 524.25 puntos.

Después de esto Rafael seguiría intentándolo y disputó dos Juegos más, pero no pudo volver a una final.

En Atlanta 96 no firmó una buena actuación y se quedó relegado al 36º puesto con 208.83 puntos. Ya en sus últimos Juegos, en Sydney 2000 se quedaría a las puertas de la final, en el 17º puesto con 578.61 puntos.

Rafael Álvarez comenzó su gran historia en Barcelona 92 y se despidió de las grandes competiciones en el mismo sitio, en el Mundial de Barcelona 2003.

 

José Miguel “Chemi” Gil llegaba a Barcelona 92 con unos Juegos de experiencia, Seúl 88, donde consiguió el 25º puesto con un total de 483.12 puntos.

Chemi competía en trampolín y tenía al gran Ricardo Camacho como referencia al lograr esa primera final. En Barcelona no pudo ser y se quedó en el 23º puesto con 336.84 puntos.

Aún así, Barcelona fue el segundo escalón en subir pero le quedarían unos cuantos más. Chemi volvió a estar presente en Atlanta 96, Sydney 2000, y hubiese competido en Atenas 2004 si una lesión no se lo hubiese impedido.

Aún así, cuatro Juegos Olímpicos, y casi cinco, para el saltador más laureado de la historia española. Chemi suma a lo largo de su carrera 100 actos internacionales.

 

Los saltos de natación han aumentado su participación en los Juegos pero las finales se resisten. Tan solo en Londres 2012 hemos vuelto a ver una con Javier Illana.

Solamente la participación es un gran honor ya que en España solo se cuentan con 70 licencias para este deporte.


Deja un Comentario