La polémica de natación sincronizada pasada por agua




 

Anna Tarres

La ya ex seleccionadora del equipo español de natación sincronizada, Anna Tarrés, después de los éxitos conseguidos en los juegos olímpicos de Londres, ha conseguido abrir una brecha en este deporte que se creía tan unificado.

Fernando Carpena, presidente de Real Federación Española de Natación (RFEN), cesó en su cargo a la seleccionadora después de quince años al frente del equipo español.  Carpena asegura que este cese es únicamente por “motivos deportivos y de contrato”.

Tras esto la primera polémica; nada tiene que ver este cese con motivos deportivos puesto que Tarrés ha sacado del anonimato este deporte acuático después de conseguir dos medallas olímpicas en Londres, una plata para el dúo y un bronce para el equipo. Su trayectoria no acaba aquí, durante quince años dirigiendo la selección se han acumulado cuatro medallas olímpicas, 25 mundiales y 25 europeas. Nada tiene que reprochar el presidente de la RFEN a la entrenadora. Simplemente una incompatibilidad de caracteres obliga a la destitución de la impulsora de la sincronizada española.

Esta disputa no acaba aquí, ya que hace exactamente una semana (24 de Septiembre), quince ex nadadoras de la selección enviaron un comunicado sacando a la luz los supuestos tratos vejatorios que sufrían por parte de la entrenadora.

Esta carta abierta bajo el título “Cuando se puede evitar un mal es necedad aceptarlo” expone las duras técnicas de entrenamiento usados por Tarrés.

Las acusaciones fueron duras, las ex nadadoras exteriorizaban los malos tratos impuestos por la seleccionadora en casos concretos;

-“Sal del agua gorda, vete al psicólogo”

-“No te hagas la estrecha si te has follado a todo lo que se mueve”

-“Esta medalla no te la mereces, no has hecho nada para conseguirla”

-“Trágate el vomito todavía queda una hora y media en el agua”

El comunicado despliega que las formas de la seleccionadora se perdían con el fin de conseguir un entrenamiento difícil pero eficaz.

Las firmantes del mismo son: Paola Tirados, Cristina Violán, Itzier Aspe, Laura López, Julía Casals, Neus Seguí, Eva Zhdanova, Ana Violán, Laila Jordina Pallarols, Lara Oyonarte, Ithaisa Robaina, Carla Violán y dos anónimas más.

Algunas de estas aplaudieron la destitución de Anna Tarrés.

La pregunta es ¿por qué ahora?, este supuesto mal trato ocurrió hace tiempo y las actuales nadadoras de la selección han salido en defensa de la entrenadora.

Alba Cabello sin ir más lejos, acudió al plató de Punto Pelota (programa deportivo emitido en Intereconomía) con intención de desmentir estos supuestos malos tratos. Ella reconoce que Tarrés era exigente pero que nunca las trató mal. Asimismo afirma que las componentes de la selección española respetan el comunicado pero no comparten lo que se dice en él. También matiza que muchas de las firmantes “no competían en el equipo absoluto” por lo que no tuvieron un trato directo con la entrenadora.

Por otra parte Beth Fernández, ayudante de Anna Tarrés critica este comunicado diciendo que algunas de las creadoras de este “puede que se hayan sentido frustradas por haberse quedado en el camino”. Además añade que “Es una falta de respeto muy grande para todas las chicas que actualmente están en el equipo”.

Las acusadoras de estos malos tratos defienden que lo difunden ahora porque cuando esto ocurrió eran menores de edad y su única intención era ganar y prosperar en ese deporte. “Queremos que se sepa que el deporte español necesita una base ética, moral y humana que con Anna Tarrés no existe”.

La acusada ha salido en su propia defensa negando estas declaraciones. “Nunca maltraté a mis chicas”, “La situación hace que ahora esté muy triste. Es una sorpresa para mí, no salgo de mi asombro. Quince años de trabajo se han tirado al traste en un solo día. Con todo lo que está pasando se está matando a la natación sincronizada”.

La entrenadora ha asegurado que no tiene nada que esconder, que las piscinas donde se entrenaban las chicas están abiertas al público y cualquiera la puede ver trabajar; “Nunca nadie me ha dicho, oye te estas pasando”.

Como punto mayor a esta polémica Anna Tarrés ha denunciado a Fernando Carpena puesto que está “convencida” de que él está detrás de todo esto y que su cese no es “únicamente por motivos deportivos”.

Ante esto Carpena no ha realizado ninguna declaración.

El polémico tema ha causado furor tanto fuera como dentro de los deportes acuáticos, todo el mundo tiene una opinión al respecto y quiere darla. Sin ir más lejos Clara Martínez Basse-Korf, capitana de la selección de hockey subacuático habla sobre el tema; “no puedes decirle a un entrenador que te sales de la piscina porque te meas” a la vez que recalca que el esfuerzo y el sacrificio que un deportista esté dispuesto a realizar depende del mismo no de imposiciones ajenas (como la de un entrenador).


Deja un Comentario