Depresión en judo, esperanza en remo




Pau Vela y Alex Sigurbjörnsson consiguen la cuarta plaza en el Mundial de Remo de Amsterdam y hacen soñar a un deporte que no tuvo representación española en Londres, mientras los judokas españoles se hunden en su Mundial de Chelyabinsk sin entrar en los cuadros finales

Si la última semana de agosto terminó con un domingo apoteósico de dos campeones mundiales -Carolina Marín en bádminton y Javier Gómez Noya en triatlón- y un subcampeón -Mario Mola, también en triatlón- que aumentan las opciones para los Juegos de Rio de dentro de dos años, otros dos deportes no activaron el radar mediático pese a culminar su semana de mundial. Fue la falta de éxitos en dos deportes que reparten 98 medallas olímpicas lo que no les sacó de la invisibilidad. Todo apunta a un cruce de caminos entre uno, el del tatami, que cae en picado y otro, el de las embarcaciones, en el que se empiezan a vislumbrar ciertos brotes que frenen tantos años de sequía.

Sugoi Uriarte durante un combate. Foto de Johannes Eisele

Sugoi Uriarte durante un combate. Foto de Johannes Eisele

El judo celebró su mundial en Chelyabinsk (Rusia) y allí ni siquiera uno solo de los españoles alcanzó los cuartos de final, los ocho primeros del mundo, en un deporte que celebró oros y medallas olímpicas entre 1992 y 2000. Parecía fácil superar el único puesto de cierto honor, séptimo, de Sugoi Uriarte en el mundial de Rio del año anterior, pero nadie fue capaz de llegar tan lejos en un deporte que ahora mismo no tiene a ningún nacional entre los diez primeros del ranking en ninguna categoría. Los mejores posicionados, 16os, son precisamente Uriarte y su pareja, Laura Gómez. El vitoriano, que tuvo el bronce en Londres tan cerca que solo dependió del criterio del árbitro tras una pelea en tablas, derrotó al mozambiqueño Bruno Luziapor ippon antes de caer ante Kengo Takaichi otra vez tras una decisión arbitral en -66kg. Gómez también se despidió a la segunda tras apear a la irlandesa Lisa Kearny por waza-ari y perdiendo con la brasileña Erika Miranda, finalmente bronce, por un yuko en .52kg.

Parecida suerte corrieron Kiyoshi Uematsu, derrotado por ippon a la primera por el surcoreano Changrin Ann en -73kg, Adrián del Nacimiento, que ganó directamente al chino Wentao Zhang antes de perder igual con el francés Alain Schmitt. Julia Figueroa en -48kg, que venció por ippon a la colombiana Diana Cobos y cayó de la misma manera ante la rusa Alesya Kuznetsova; Isabel Puche en -63kg, que pasó ante la estadounidense Leilani Akiyame pero se despidió ante la francesa Anne Laure Bellard, siempre por ippon; María Bernabeu en -70kg, fuera ante la polaca Katarzyna Klys por yuko; Marta Tort en -78kg, venciendo a la también polaca Katarzyna Furmanek en la prórroga e hincando la rodilla frente a la francesa Audrey Tcheumeo, luego subcampeona mundial, por ippon; y Laia Talarn en la misma categoría, donde venció a la ucraniana Anastasiya Turchyn y se despidió agotando el tiempo con la brasileña Mayra Aguiar, la verdugo de Tcheumeo en la final mundial. En la categoría más pesada, su compatriota Teddy Rinner agrandó su leyenda con su séptimo oro universal. Uriarte, Gómez, Figueroa, Nacimiento y Talarn se mantienen pese a todo en plaza de clasificación para Rio, pero tendrán que progresar para no dejar huérfano a un deporte tradicionalmente cargado de representantes en las citas olímpicas.

Vela y Sigurbjörnsson, cuartos del mundo

Vela y Sigurbjörnsson, cuartos del mundo

Así estuvo el remo español en Londres 2012, inexistente, después de no conseguir ni una sola plaza en las 14 categorías. Algo que puede y empezar a variar gracias a Pau Vela y Sigurbjornsson en dos sin timonel, que repitieron el chocolate en Amsterdam, la cuarta plaza mundial, como en la cita de Chungju el año pasado. Se impusieron los campeones olímpicos neozelandeses Hamish Bond y Eric Murray sobre británicos y sudafricanos, que llegaron cinco segundos antes que los españoles, los suficientes para cerrar la puerta a un podio que en el remo español no llega desde 2006. Los catalanes -uno nacido en Tortosa, otro en Islandia pero viviendo en España desde que tenía un año- fueron los únicos que lograron una plaza entre los ocho primeros, mejorando el judo. A las puertas se quedaron, novenos, el cuatro sin ligero de Patricio Rojas, Marc Franquet, Jesús González y Sergio Pérez.

El ocho con timonel, una embarcación por la que se está apostando, fue 12ª del mundo con Antonio Guzmán, Marcelino García, Jaime Lara, Pau Franquet, Jon Carazo, Óscar Alonso, Manuel Emilio Fernández, Marco Sardelli y el timonel Tomás Jurado a los mandos. 14º fue José Gómez Feria en skiff ligero. Un puesto por detrás acabaron Javier García, Ismael Montes, Noé Guzmán y Jaime Canalejo en cuatro sin, mientras el doble scull de Juan José García y Rubén Padilla fue 18º. Sigurbjörnsson repitió con Omar Aymerich en doble scull peso ligero y terminaron 19os, primeros de la final D, un puesto por delante de Aleix Martí en skiff pesado. En una selección muy masculina, las únicas chicas, Anna Boada y Nuría Domínguez, precisamente la última olímpica en Pekin 2008, firmaron la 17ª plaza en doble scull.

Aunque el camino es largo y los resultados todavía están a años luz de las grandes potencias, neozelandeses, británicos, alemanes o australianos, al menos el dos sin timonel ha vuelto a demostrar estar en la élite mundial de un deporte que en España cuenta con nueve diplomas olímpicos a lo largo de la historia y una medalla en 1984, una sequía demasiado larga. La del judo dura ya tres ediciones y no parece encontrar solución.

@Ismael_Prz


Deja un Comentario