Hoy presentamos… el Salto de Esquí




Hoy presentamos el salto de esquí, otro de los seis deportes presente  en todos los Juegos Olímpicos de Invierno desde la primera edición en Chamonix 1924. Las mujeres participarán por primera vez en Sochi 2014.

En esta disciplina, los participantes descienden por una rampa (trampolín) desde la que intentan realizar el salto más largo posible, que debe ir acompañado de una buena técnica, evaluada por cinco jueces. Tras el salto, el esquiador recibe una puntuación que es la suma de los puntos obtenidos por el salto y los puntos por la técnica. Para evaluar el salto, tenemos lo que se conoce como punto K, que es la zona más propicia para el aterrizaje. Dependiendo del trampolín, el punto K varía su distancia. Los esquiadores reciben 60 puntos por aterrizar en el punto K y por cada metro de más o de menos sobre esa distancia, se le van sumando o restando 2.0 puntos en el trampolín normal y 1.8 puntos en el largo. Luego está la puntuación de los cinco jueces, encargados de valorar la técnica de vuelo y de aterrizaje. Cada juez puede otorgar hasta 20 puntos. De las cinco notas, no se tienen en cuenta ni la más alta ni la más baja, las otras tres se suman a los puntos obtenidos por el salto.

Hasta 1960 solo se disputó una prueba olímpica. En Innsbruck 1964 fue cuando se introdujo un segundo trampolín, y a partir de ahí empezó a diferenciarse entre trampolín normal, con una rampa de menor longitud y cuyo punto K varía entre los 80 y 100 metros, y el largo que lo hace entre 120 y 130 metros. En Calgary 1988 debutó la prueba por equipos sobre el trampolín largo y en 2014 lo hará la prueba femenina en el trampolín normal, algo que ya se intentó para los pasados Juegos pero la propuesta fue rechazada por el bajo número de países con participantes.

En Sochi, la competición se desarrollará en el RusSki Gorki Jumping Center. El formato de las pruebas individuales masculinas es el siguiente: primero una ronda clasificatoria de un solo salto, en la que los 40 primeros van a la final y de la que están exentos los diez mejores por ranking. En la final los treinta mejores tras un primer salto tienen un segundo salto y la puntuación total es la suma de ambos. La prueba femenina es final directa. Y en la prueba por equipos, en la que se suman los saltos de los cuatro componentes de equipo, los ocho mejores países tras un primer salto, disponen de otro.

Noruega fue el país dominante en los primeros años de este deporte, de hecho, ganaron los seis primeros oros olímpicos. Aunque es Finlandia el que encabeza el medallero, con más oros, 10 frente a los 9 de los noruegos. Desde la introducción de dos trampolines, solo hay dos saltadores que han conseguido el doblete, el finlandés Matti Nykänen (que es el que más metales olímpicos tiene en su haber con cinco) en 1988 y más recientemente, el suizo Simon Ammann en 2002 y 2010. Como curiosidad, el primer campeón olímpico, el noruego Jacob Tullin Thams, es una de las cuatro personas de toda la historia que ha ganado medalla olímpica en deportes de invierno y de verano, tras conseguir la plata en Berlin 1936 en vela en la clase de 8 metros.

Actualmente en España no tenemos a nadie que practique este deporte, pero sí hemos tenido años atrás, de hecho, saltadores de nuestro país han acudido a los Juegos Olímpicos. En Sarajevo 1984, José Rivera, Bernat Sola y Ángel Janiquet, participaron en el trampolín normal, acabando en los puestos 54, 56 y 58 respectivamente, y Rivera y Sola también lo hicieron en el trampolín largo terminando en las posiciones 48 y 50. En Calgary 1988 Bernat Sola repitió experiencia olímpica concluyendo en 51ª posición en el trampolín largo y en 57ª posición en el normal.

 

@repor_olimpico


Deja un Comentario