Steve Guerdat, el oro con el que nadie contaba




 

El jinete suizo es el nuevo campeón olímpico de saltos de obstáculos, tras realizar un doble recorrido limpio sin falta en la arena del Greenwich Park que quedará para la historia. Lo hizo con Nino de Buissonnets, un Silla Francés Castrado de 11 años, con mucha sangre, que respondió a las expectativas que su propietario, Urs Schwarzenbach, tenía depositadas sobre él y que Steve Guerdat  ha hecho realidad.

Suiza se ha encontrado en estos Juegos de Londres con una medalla de oro inesperada. Daban por hecha la de Roger Federer en Tenis, que fue de plata, pero les ha caído del cielo la de un chaval de 30 años –cumplidos el pasado 10 de junio- que lleva la hípica en los genes y ya destacó en este deporte desde niño.

Su Padre, Phillipe Guerdat –el que fuera seleccionador español de saltos- ya fue olímpico en 1984 y se quedó muy cerca de conseguir una medalla por equipos que se le escapó por un derribo. Algo que a Steve ya le sucedió en 2004 en Atenas, con Olympuic, cuando la casta de este galgo también repitió ese quinto puesto,

Estos eran sus terceros Juegos Olímpicos para el caballero de Bassecourt, una pequeña población del cantón de Jure, afincado en Herriberg (Zurich) y se aplicó el dicho que la experiencia es un grado.  Hace cuatro años, en Pekín, ya se colgó la medalla de bronce por equipos con Suiza y supo lo que era pisar el podio.Pero aquel tercer puesto con Jalisca Solier le supo a poco y nunca renunció al sueño de poder ser campeón en unos Juegos Olímpicos, como ya hiciera para Suiza Alphonse Gemuseus, con Lucette en 1924 en París.

Haber sido noveno en la competición individual le hizo ver que no estaba tan lejos. Este año lo ha conseguido y, además, de forma brillante formado binomio con un ejemplar que ya apuntaba maneras, puesto que fue subcampeón en la Final de la Copa del Mundo y ganador de la prueba disputada en la ciudad holandesa de Hertogentbosch.

Desempate

Steve, que estrenará el título de campeón olímpico el próximo día 24 en Global Champions Tour de Río de Janeiro, sabe que para ser campeón, al margen de hacerlo todo bien, siempre hay que tener una pizca de fortuna. El suizo, la tuvo. Fue la que le faltó al irlandés Cian O’Connor, que se quedó fuera de la posibilidad de disputarle el oro al suizo por apenas dos décimas. Con Lloyd 12 se pasó de los 80 segundos conseguidos y, al realizar  un 1 por exceso de tiempo, se vio obligado a pelear por la medalla de plata con el holandés Gerco Schroeder en un desempate en el que un derribo en el último salto le relegó al bronce.

Steve, y nosotros, siempre nos quedaremos con la duda de que hubiera pasado en un desempate con O’Connor, ya que el irlandés estaba muy motivado en esta final, tras haber sido desposeído del Oro en 2004 en Atenas por positivo de Waterford Cristal. El campeón olímpico de la cita griega, el brasileño Rodrigo Pessoa, fue una de las decepciones, con 4 derribos en la segunda manga.

También lo fue, pero menos, el canadiense Eric Lamaze, que no se pudo meter ni siquiera entre los 22 mejores de la Gran Final y no pudo revalidar el título obtenido hace cuatro años en Pekín, aunque esta vez le faltaba Hickstead, el gran ausente de esta cita, fallecido en Verona tras un ataque al corazón. Otro canadiense, Ian Millar, hizo historia al disputar, con 65 años de edad, sus décimos Juegos Olímpicos. Hecho que demuestra bien a las claras la longevidad de este deporte.

Gran Bretaña, sin doblete

Si decimos que con el oro de Steve Guerdat nadie contaba es porque en Grenwich Park todo estaba montado para que elo veterano jinete Nick Skelton hiciera el doblete y alcanzara ese título individual que tanto se le resiste y que parecía tener al alcance.

El hecho de haber sido campeones olímpicos por equipos, al imponerse a Holanda en el desempate, les permitía albergar ciertas esperanzas que uno de sus tres jinetes pudiera repetir y sin embargo ninguno de los tres acabó pisando el podio.

Skelton, de 54 años de edad, estuvo cerca. Salía el último en la segunda manga, que tenía dos obstáculos menos, pero no pudo repetir el recorrido sin falta de la primera manga y un derribo de Big Star le privó de luchar por su segunda medalla de oro.

 


Deja un Comentario