Lidia encuentra compañía




Lidia Valentín suma 264kg en el Mundial de Almaty y continúa en la élite mundial con un 5º puesto. El primer campeonato válido para Río otorgaría provisionalmente a España cuatro plazas masculinas y dos femeninas, el triple que en Londres.

España cerró en la ciudad kazaja de Almaty el Mundial de halterofilia sin la posibilidad de repetir las históricas -por únicas- medallas de Lidia Valentín el año pasado pero con la clasificación para los Juegos de Río 2016, cuyo intrincado proceso comenzaba en este campeonato, bien encaminada, especialmente en el sector masculino. Sin embargo, aunque el nivel medio sea ahora superior entre ellos, nadie brilla tanto en la selección como la berciana Valentín, faro de este deporte desde hace ocho años, los mismos en los que ha estado regularmente entre las seis mejores del Mundo en Juegos y Mundiales.

Lidia Valentín, 5º del mundo -75kg de halterofilia.  Foto de Julián Finney.

Lidia Valentín, 5º del mundo -75kg de halterofilia. Foto de Julián Finney.

No fue menos esta vez. En el cierre del campeonato para España este sábado, Valentín peleó el podio dentro de sus posibilidades, que solo invitaban a pensar en un techo de un quinto puesto, finalmente logrado, salvo catástrofe de las rivales. En un deporte en el que sus opciones siempre dependen de la nómina de contrincantes presentes, la levantadora española tenía más competencia que el año anterior, con Río ya en el horizonte. No fallaron ni la norcoreana Un Ju Kim (283kg en la suma de las dos modalidades), ni la rusa Nadezhda Evstiukhina (279kg), ni la china Yue Kang (277kg). Aunque Lidia hubiese igualado su reciente récord de España (274kg) tampoco habría sido suficiente para superar a la también norcoreana Jon Sim Rim (276kg). Así, la campeona de Europa, que arrancó con mal pie al fallar en el primer intento de la arrancada con 120kg, en el último pidió directamente 124kg para batir el récord nacional de la especialidad, donde fue cuarta. Menos brillante estuvo después en los dos tiempos, incapaz de pasar de los 140kg, lo que le impidió recortar las distancias, que nunca le habrían elevado del quinto puesto -tanto en dos tiempos como en el total- con 264kg sumados.

El esperado buen rendimiento de Valentín cosió la brecha que la separa del resto de españolas. En -48kg, la campeona continental en 2006 y 2007, Estefanía Juan, terminó 19º con 163kg, muy lejos de sus mejores marcas. Atenerey Hernández, 13 años más joven y también entre las ocho mejores del Europeo primaveral, sumó unos notables 177kg que solo la sirvieron para terminar 21ª en -53kg. El mismo puesto ocupó Sheila Ramos en -69kg de peso corporal, con un total de 198kg levantados en la suma que quedan lejos de sus mejores prestaciones en ambas especialidades. Así, ni siquiera contaron los 178kg de Alba Sánchez en -58kg para ser 27ª ni los 192kg de Irene Martínez en -63kg para ser 28ª.

Sustancial mejora masculina

Sin nadie que porte su bandera, los chicos al menos exhiben más regularidad en un equipo plagado de savia nueva. Los mejores, con el olímpico en Londres Andrés Mata, se concentran en la disciplina de los -77kg. Allí al propio Mata le adelantó por el desempate de la báscula Alejandro González, dos años mayor pero en su plenitud actualmente. Sumó 332kg entre las dos maneras de levantar y se situó 12º, un puesto por delante de Mata, que fotocopió sus resultados pero pesó 400 gramos más ese día.

La otra pareja de destacados apareció en -69kg, donde el joven David Sánchez pulverizó los récords nacionales de José Casado en arrancada e Isaac Morillas en dos tiempos para sumar un total de 312kg que le situaron en la 14ª posición, cuatro puestos por encima de Víctor Castro, que sumó 303kg, algo también inédito en su corta trayectoria en grandes campeonatos.

Por detrás del puesto 20 se situó Josue Brachi en -56kg. Los 247kg que contabilizó en total lo colocaron 22º. Dos puestos más abajo terminó el veterano Iván García en -62kg con 255kg. Sin puntuar a efectos olímpicos permanecieron los más pesados y más errados de la expedición. Fueron Manuel Sánchez y Junior Santana en -85kg, otros dos halteras nacidos en los 90 y situados entre los puestos 33º y 40º con 325 y 315kg respectivamente.

No importó demasiado su mala actuación, porque según las cuentas oficiosas de @fvdpa_olimpico, en el ranking de países por acudir a los Juegos, España se sitúa provisionalmente 18º en su sección masculina, lo que le otorgaría cuatro plazas en los Juegos Olímpicos de Río que la Federación tendría que designar en 2016, aunque solo un puesto por delante de los países que llevarían tres halteras. En un límite aún más decisivo juega el equipo femenino, que gracias al sostén de Valentín entró en la 21ª plaza, la última que otorga dos levantadoras olímpicas. Si baja un puesto, solo podrá buscar la clasificación de la berciana por otros caminos. Todo a falta de confirmarse en el Mundial de Houston del año que viene, con la otra mitad de los puntos en juego. Si España mantiene el nivel, llevaría a Brasil a seis halteras, el triple de la representación en Londres.

Contar con esa extensa participación seguro que no preocupa a Corea del Norte y China, que sumaron cuatro oros cada uno en Almaty, o a Kazajistán, que se llevó tres, entre ellos el de Ilyin Ilya en la categoría de -105kg, para sumar a su colección de dos títulos olímpicos y uno mundial. Todo si el dopaje, como ocurre con frecuencia, no trastoca los podios y los cinco récords mundiales. Unos cuantos de los medallistas en esta edición ya pagaron sus penas por usar sustancias prohibidas.

@Ismael_Prz


Deja un Comentario