Halterofilia, un poco de historia




Al hablar de haterofilia, una de las primeras cuestiones que se plantean es de dónde procede este deporte. Resulta difícil datarlo en el tiempo, pero está claro que el ser humano, ya desde tiempos inmemoriales, ha tratado de demostrar a sus semejantes su potencia y fortaleza física compitiendo con ellos. En ese intento de demostrar quién era más fuerte, levantaban pesos diversos: rocas piedra y hierros, lo que hace patente que Ia exhibición y medida de la fuerza ha sido uno de los pasatiempos favoritos en el pasado. Durante varios siglos, el levantamiento de pesas sirvió únicamente para demostrar valor de aquellos que lo practicaban, una hazaña admirada en los hombres que se dedicaban al espectáculo y los acróbatas circenses. En la segunda mitad del siglo XIX, cuando nacieron muchos deportes modernos, fue cuando el levantamiento de pesas empieza a surgir como deporte en sí (la primera escuela de levantamiento de pesas fue fundada en Viena por Wilhelm Türk, campeón vienés.  Türk introdujo el entrenamiento organizado para los jóvenes austriacos en el año 1.884). 

El primer Campeonato Europeo  de levantamiento de pesas fue celebrado en Rotterdam en Marzo de 1896, en ese mismo año, la halterofilia figuró en el programa de los primeros Juegos Olímpicos modernos de Atenas. El primer campeonato mundial se celebró en Viena en agosto de 1898. Como se puede comprobar, las raíces de la halterofilia son profundas, y la única razón por la que su progreso no haya sido más rápido a finales del pasado siglo (aunque por aquel entonces se celebrasen campeonatos) fue la falta de una organización adecuada, lo que no sucedió hasta 1920, cuando fue fundada la Federación Internacional de Halterofilia. Hasta esa fecha, la halterofilia estaba dirigida por la Federación Internacional de Lucha Libre y relegada durante largo tiempo como un deporte secundario respecto a la lucha.

En la actualidad, 92 años  después del inicio de la Federación Internacional de Halterofilia (cuyas siglas en inglés son IWF), ésta cuenta con un total de 133 federaciones afiliadas, y la IWF está considerada como una de las seis federaciones deportivas internacionales más grandes del mundo.. Hoy en día, la halterofilia (entendida en su modalidad de entrenamiento de la fuerza) es la base de la preparación de la mayoría de los deportes. No parece precipitado, por lo tanto, decir que la demostración de la fuerza (halterofilia), es tan antiguo como la historia de la raza humana. Si embargo hubo que esperar hasta el Congreso de la Federación Internacional  de Halterofilia celebrado en 1984, para que se aprobase la incorporación de la mujer en este deporte, celebrándose el primer Campeonato del Mundo Femenino en 1987. En el caso de España, la halterofilia perteneció a la Federación de Gimnasia hasta 1966, año en el que creó su propia federación independiente.

 


Deja un Comentario