Eterna campeona




Carolina Rodríguez sigue triunfando y mejorando en la gimnasia rítmica a sus 27 años
Foto: MaytteML (CC)

Foto: MaytteML (CC)

Esfuerzo, superación y constancia son los valores que más definen a Carolina Rodríguez. La gimnasta leonesa ha logrado sobreponerse a las múltiples piedras que se ha encontrado en su camino para hacerse un hueco en el libro de oro del deporte español siendo un rara habis en la gimnasia rítmica, en la que sigue triunfando a sus 27 años, una edad avanzada para la práctica de este deporte pero en el que sigue dando qué hablar pese a todo.

Se inició pronto en la gimnasia rítmica, con tan solo 8 años, momento en el que entró a formar parte del prestigioso Club Ritmo de León. Logró dos títulos nacionales en sus primeros años y se coló en el equipo nacional júnior. Siete años después, con 15, ya entró en los planes de la selección española absoluta como individual y dos años después lo haría por conjuntos. En 2004 cumplió su primer sueño, disputar unos Juegos Olímpicos en la que logró una meritoria séptima plaza en el concurso por equipos que le sirvió para obtener un diploma olímpico junto a Sonia Abejón, Bárbara González, Marta Linares, Isabel Pagán y Nuria Velasco.

Durante los años venideros siguió consechando buenas posiciones en las competición internacionales, pero a finales de 2007 anunció su retirada tras ser apartada del equipo nacional por decisión técnica. Pocos meses después volvería a la competición para proclamarse campeona de España y en 2009 regresó al combinado nacional. Volvió a proclamarse campeona nacional, título que alcanzó en nueve ocasiones a lo largo de su carrera, y logró el bronce en los Juegos Mediterráneos de Pescara de 2009.

Sus tobillos comenzaron a hacerse más frágiles y se lesionó en ese verano, algo que no le impidió participar en el Mundial de ese año, logrando la 22ª plaza. En 2010 volvió a tener problemas físicos en esta articulación, pero logró reeditar su título nacional y participar tanto en el Europeo como en el Mundial, mejorando sus resultados. Aun así, en 2011 tenía marcado en rojo el Mundial, con el que podía lograr una plaza directa para los Juegos Olímpicos de Londres. No alcanzó el resultado esperado y no pudo conseguir la clasificación olímpica por este método, pero sí logró un billete para el preolímpico que se celebraría en enero de 2012.

Solo las cinco primeras tendría plaza en Londres y Carolina lo dio todo y acabó cuarta, lo que suponía su presencia en sus segundos Juegos Olímpicos. De esta manera se convirtió en la primera gimnasta española que participa en dos citas olímpicas distintas en el concurso por equipos y en el individual, donde finalizó en 14ª plaza en la capital británica. Aun así, el destino le deparaba un 2013 más triunfal incluso.

Comenzó ganando su quinto título nacional y sexta absoluto que, sumado a los tres que tenía en categorías inferiores, suman un total de nueve, el mayor número de entorchados nacionales de la historia, superando a la mítica Almudena Cid. Poco después viajó a Mersin para disputar los Juegos Mediterráneos, donde se alzó con el oro superando los 17,400 puntos en todos los aparatos. Para finalizar el año, en el Campeonato Mundial de Kiev acabó en undécima plaza, la mejor de su carrera, y logró un billete para la final de cita, la primera que disputaba de cualquier aparato en un Mundial, donde fue séptima.

Por todo ello, Carolina merece un hueco en los Héroes Nacionales ya que, a base de esfuerzo, sacrificio y constancia ha logrado seguir en la élite mundial de la gimnasia rítmica y superar todas las barreras que se le han cruzado en su carrera.


Deja un Comentario